Las Palmas de Gran Canaria

El arca de Noé del Poema del Mar

El Poema del Mar aspira a ser algo más que un escaparate. Sus exhibiciones no solo acercarán a la capital grancanaria a algunos de los protagonistas de 35 ecosistemas distintos, tanto de agua dulce como salada, sino que además sus biólogos se esforzarán por mantener a 14 especies que se encuentran en riesgo en la naturaleza.

Al abrigo de los procesos de destrucción de sus ecosistemas o de la sobrepesca que sufren en el medio natural, el acuario Poema del Mar también colaborará en los esfuerzos por la conservación de algunas especies que se encuentran en riesgo de supervivencia. De las 350 especies que vivirán en el acuario de la capital grancanaria, un total de catorce sufren algún grado de amenaza con relación a la clasificación de riesgo que elabora la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Esto supone que, cuando las instalaciones se pongan en marcha en diciembre de este año, cuatro de cada cien especies que vea en su recorrido por el acuario estarán garantizando la supervivencia de su categoría biológica.

De acuerdo con la información facilitada por el biólogo conservador del acuario Poema del Mar, Alberto Castellanos, la mitad de estas especies en riesgo se encuentran en situación de vulnerable, es decir, que  presenta una alta probabilidad de entrar en situación de peligro de extinción. En este grupo hay que citar el pez espátula del Mississippi (Polyodon spathula), la tortuga de nariz de cerdo (Carettochelys insculpta), la carpa gigante de Siam (Catlocarpio siamensis), el proteo (Proteus anguinus), el mero gigante (Epinephelus lanceolatus), el tiburón toro (Carcharias Taurus) y el tiburón cebra (Stegostoma fasciatum).

Otras cuatro especies se encuentran ya en peligro de extinción. En concreto, se trata del tiburón martillo común (Sphyrna lewini), de la raya gigante chaophraya (Himantura chaophraya), de la carpa masheer india (Tor putitora) y del pez napoleón  (Cheilinus undulatus).

Las que se encuentran en peor situación, clasificadas en la lista de la UICN como en peligro crítico de extinción, son el tiburón tailandés (Pangasius sanitwongsei), el pez tequila (Zoogeneticus tequila) y el tritón punteado de Kaiser (Neurergus kaiseri). En esta situación se encuentran especies que han perdido el 90% de su población total en los últimos diez años o de las que su población ya no supere los 250 ejemplares en todo el mundo.

Alberto Castellanos informó que en Loro Parque, el zoológico que la familia Kiessling explota en Tenerife, se logró reproducir el tiburón cebra. Y que en la cuarentena a la que se someten las especies que vendrán al Poema del Mar también se reprodujo el pez tequila.

En una reciente visita al acuario de la capital grancanaria, el biólogo detalló a la prensa su interés por conseguir que se reproduzcan estas especies para reintroducirlas en su hábitat natural y mejorar su estado de conservación.

Además, también  se va a intentar que la tortuga boba (Caretta caretta) se reproduzca  en el acuario, que destacará por mostrar otras rarezas biológicas, como los peces tigre goliat (Hydrocynus vittatus), que solo pueden verse en dos acuarios en toda Europa.