Fútbol-UD Las Palmas

Dos décadas sin Roque Olsen

14/06/2012

Roque Olsen falleció el 14 de junio de 1992, hace ahora 20 años. Era una persona muy imbricada con la de la Unión Deportiva, un club al que amaba. Olsen se fue y con él sufriendo en su casa de Sevilla Las Palmas descendió a Segunda B por primera vez en su historia, algo que intentó evitar hasta el final.

Olsen falleció, víctima de un cáncer de huesos, en su domicilio de Sevilla mientras veía un Francia-Inglaterra de la Eurocopa de Suecia. Tenía 66 años.

Roque Olsen Fontana nació en Argentina (Viale, Entre Ríos, 9 de septiembre de 1925) pero su carrera se fundamentó, como entrenador y como futbolista en España. Llegó al país en 1950 para jugar en el Real Madrid, en el que militó siete temporadas ganando tres Ligas, dos Copas Latina y dos Copas de Europa. Como técnico tuvo un recorrido mucho más amplio, dirigiendo a Córdoba, Zaragoza, Barcelona, Celta, Sevilla, Elche, Cádiz y Recreativo. Las Palmas tiene un estatus principal en la trayectoria de Olsen, ya que dirigió al representativo en cinco ocasiones (76-77, 84-85, 87-88, 90-91 y 91-92).

La última fue una época muy especial. Al concluir el ejercicio 90-91 no se le renovó, pero solo 13 jornadas después de comenzar la campaña 91-92 el club concretó su retorno, después de la fallida apuesta por Miguel Ángel Brindisi, que no logró ni un solo triunfo, y los dos encuentros de transición que dirigió Germán Dévora. Todo eso en un clima apocalíptico, con Gonzalo Medina, presidente del club, pactando la entrada en la directiva de la plataforma que lideraba Fernando Arencibia.

El 23 de noviembre de 1991 se produjo su último debut ante el Bacelona B con victoria (3-1). Y así siguió la dinámica hasta alcanzar seis victorias consecutivas que llevaron a Las Palmas desde el fondo de la clasificación hasta el 12º lugar de la tabla. Hasta que no pudo más, después de dirigir al equipo en Barranco Seco desde un silón con muletas, no le pudo acompañar a Santiago de Compostela y tuvo que marcharse a su residencia en Sevilla. A raíz de eso, a la vez que su vida se apagaba el equipo se despeñaba a Segunda B.

Detrás, el cariño de todos. Un hombre marcial, pero afectuoso, que en 1977 clasificó a Las Palmas para jugar la Copa UEFA y en 1985, cinco jornadas antes del final, dirigió de vuelta a Primera División. Solo Sinibaldi le supera en partidos dirigidos en la UD.

TEXTO ÍNTEGRO EN LA EDICIÓN IMPRESA DE ESTE JUEVES.