De cuando las tomateras molestaban a los de la NASA

ETIQUETAS:

"Es un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la Humanidad". La señal de este mensaje emitido desde La Luna llegó primero a la Estación Espacial de la NASA de Maspalomas, interlocutora entre el Apollo XI y Houston. Gerardo Carreras quiere preservar la memoria de los que estuvieron ligados a aquel centro espacial en un documental.

Cuando los de la estación espacial iban a hacer conexiones con los vuelos orbitales, tenían que salir a las tomateras y pedir que pararan las máquinas de sulfatar porque creaban interferencias. No sabían por qué, pero pasaba. Los trabajadores no se creían que se pudiera llegar a la Luna si una sulfatadora daba tantos problemas". Esta anécdota es una de las historias recopiladas por el realizador Gerardo Carreras (Gran Canaria, 1972), que está rodando un documental sobre la actividad del centro espacial radicado en Maspalomas que intervino en los programas Gemini y Apolo de la NASA.

La película, titulada Esbozo para una historia de astronautas, reúne testimonios de los trabajadores de la estación, los vecinos de entonces, el recuerdo de los que vivieron la llegada a la Luna, además del relato de la visita de los astronautas Edwin Aldrin, Michael Collins y Neil Armstrong a Canarias para saludar a sus cómplices en la conquista de la Luna del centro espacial de Maspalomas, que funcionó entre los años 1962 y 1975

"Llevo año y medio recopilando material, recuerdos, fotografías de William Hirman –un técnico de la NASA que estuvo en el centro desde que se abrió–, testimonios", dice el realizador, que se queja de la dificultad para finalizar el proyecto por la cantidad de material que está encontrando. Además, no renuncia a hablar con Collins y Aldrin, así como con el jefe de control de aquella misión, Charles Duke.

"La idea surge de la necesidad de salvaguardar esta historia a través de sus protagonistas directos, que ya tienen más de 90 años", explica el director.