Curas y laico denunciados niegan los abusos, practicas sexuales o desnudos

07/03/2017
ETIQUETAS:

Parte de los sacerdotes y el laico que fueron denunciados inicialmente en el conocido como caso Romanones que juzga abusos sexuales a un menor y que no fueron acusados por prescripción de delitos han negado este martes que presenciaran o conocieran abusos de cualquier tipo, practicas sexuales o desnudos entre ellos.

Lo han hecho durante la segunda sesión del juicio que se celebra desde ayer en la Sección Segunda de la Audiencia de Granada con el padre Román como único acusado, para el que la Fiscalía solicita en su escrito provisional nueve años de cárcel, y en la que han coincidido en descartar cualquier tipo de abuso.

En calidad de testigos, han negado que participaran o vieran cualquier indicio de abuso sexual entre los miembros del conocido como clan de los Romanones y han incidido en descartar que formaran un grupo como tal pese a que algunos compartían la titularidad de viviendas y convivían.

Han coincidido en relatar que conocieron al acusado cuando tenían alrededor de 16 años y han asegurado que nunca hablaron de sexo en sus convivencias, que no hubo abusos en el núcleo y que no hubo ni prácticas sexuales ni desnudos en las viviendas como denunció el entonces menor de edad por el que se inició el caso.

Los testigos han relacionado la denuncia de la supuesta víctima de abusos sexuales con un interés económico, laboral y como venganza al acusado por prestar su apoyo a la exnovia del entonces menor, al que uno de ellos ha acusado de maltratarla y vejarla, por lo que Román la animó a denunciar los supuestos maltrataos.

El juicio continuará mañana con la declaración del denunciante, que ahora tiene unos 25 años y que en el 2014 puso en conocimiento de la Fiscalía los hechos, ocurridos supuestamente cuando contaba entre 14 y 17 y sobre los que llegó a pronunciarse el papa Francisco.