Batalla por la ayuda a domicilio

ETIQUETAS:

La adjudicación del servicio de ayuda a domicilio corre el riesgo de eternizarse. Tres empresas que concursaron para prestar esta asistencia social han denunciado a seis de las nueve concurrentes por ofertas desproporcionadas o anormalmente bajas. Mientras decide, el Ayuntamiento deberá seguir prorrogando la asistencia actual.

La adjudicación del servicio de ayuda a domicilio sufre un parón. Las alegaciones de tres empresas por ofertas anormalmente bajas o desproporcionadas han obligado al Ayuntamiento a frenar el encargo de esta prestación al menos hasta estudiar las denuncias llegadas hasta el servicio de Contratación. Seis de las nueve ofertas que competían por hacerse con el contrato han sido puestas bajo la lupa municipal por posibles bajas temerarias.

Ahora el Ayuntamiento ha decidido montar una especie de gabinete de crisis con representantes de diferentes servicios municipales para dar respuesta a estos escritos. El fin de este grupo es dar una base fundada a Cohesión Social para decidir si acepta las alegaciones y excluye a las licitadoras que hayan concursado con ofertas desproporcionadas, o si por contra valida las ofertas.

Durante el mes de junio, las mercantiles han ido sucediendo sus escritos. La primera en dar el paso fue Ralons -actual adjudicataria- que denunció como anormalmente bajas las propuestas de Clece, Servisar-Quavitae, Asidma-Icott, Valoriza y Arqui-Social, algunas en lo que respecta a las horas de limpieza de choque, otras en la oferta de podología y solo en el caso de Clece para la oferta económica, de la que advierte que «no incluye en el precio hora previsto para festivos el importe del plus correspondiente fijado por el convenio sectorial». A su juicio, esto infringe las normas de la competencia «respecto a la prestación del servicio por debajo de su coste real».

Poco después presentó su escrito de alegaciones al concurso del servicio de ayuda a domicilio Eulen. Su apoderada no cita a ninguna de sus competidoras en concreto pero sí señala detalles de sus ofertas que pueden ayudar a identificarlas. En sus alegaciones, Eulen  advierte que el número de servicios de limpieza y podología presentados es tan alto que en relación a su coste los «haría inviable económicamente». Además, apunta como «irrazonables» algunos plazos de prestación del servicio. Y advierte que tener en cuenta estas propuestas «podría desvirtuar el resultado de la adjudicación».

La última alegación en llegar fue la de Asidma, a fines de junio, que apunta la existencia de ofertas «generadoras de un posible riesgo de desequilibrio económico en el contrato» en el caso de Clece, Ralons, Valoriza y Arquisocial, en especial en lo referido al inicio del servicio, ya que considera que no es posible realizarlo «en menos de treinta minutos». La recurrente, además, considera que Clece presenta también una oferta «temeraria» en cuanto al número de horas de limpieza de choque y de podología.

Ahora el Ayuntamiento tendrá que estudiar estas quejas. «Va a llevar tiempo», confirmaron las fuentes consultadas. Y mientras, habrá que seguir prorrogando el servicio.