Ángel Bara: "Gran Canaria ofrece todo al cicloturista"

Ideólogo de la prestigiosa Vuelta Cicloturista Gran Canaria desde hace 25 años, analiza la exigente y novedosa edición que comienza mañana. Lamenta la falta de implicación de los ayuntamientos del sur de la Isla a pesar de ser cada año un gran reclamo internacional para turistas de todo el mundo.

Alberto Artiles Castellano
ALBERTO ARTILES CASTELLANO

La Cicloturista de Gran Canaria alcanza la madurez con la edición 26.

Y con la misma ilusión o mayor de la primera. Aunque cada año es más difícil mejorar el anterior y no es lo mismo organizar una cita de un día que una de una semana. Mantener la atención, la calidad y los servicios conlleva una dedicación importante y un coste económico elevado. Elegimos este formato de una semana porque para los deportistas no es rentable desplazarse a la isla para una prueba de un día. Nosotros tenemos que buscar nuevos alicientes haciendo actividades durante la semana para mantener el nivel y el prestigio de la prueba. Por los tiempos que corren ha bajado el número de participantes, pero aún así supone mucho dinero para Isla esta clase de pruebas.

Cada año se trata de innovar y sorprender. ¿Qué novedades trae la nueva edición?

Todos los año hacemos cosas nuevas para que sea una prueba dinámica con nuevos retos, recorridos y coloquios. En este tenemos la novedad del Desafío Gran Canaria La Titánica que se disputará con la modalidad randonneur, un sistema que permite a los participantes ir a su aire, unos más adelante y otros más atrás, por muchos que sean sin ningún tipo de agrupamientos. La más famosa es la Paris-Brest-Paris, una prueba de 1.200 kilómetros que se hace sin paradas en el tiempo que quieras, pero un límite para terminar, y que tiene un gran éxito.

Se contempla alcanzar el Roque Nublo, etapa que se suspendió el año pasado por un hecho luctuoso.

Se trata de la etapa que hemos denominado La Deseada y que, efectivamente, por el fallecimiento de un participante hubo que suspenderla antes de que comenzase. Tenemos muchas ganas de hacerla este año porque en ninguna cicloturista se ha subido al Roque Nublo. Va a ser una etapa muy bonita y significativa para este deporte en la Isla.

¿Ha sido el momento más duro que recuerda de la organización de la cicloturista?

Sin duda. Estábamos parados antes de salir y este señor se desplomó. Las asistencias lo intentaron reanimar dos veces pero no hubo manera. Es la primera vez que sucede en 25 años de cicloturista, el peor momento que nos ha tocado vivir como organizadores.

La alpinista Edurne Pasaban y el cantante Serafín Zubiri destacan entre los participantes.

Edurne Pasaban, la primera mujer en alcanzar los 14 ochomiles, estará con nosotros los tres primeros días de la semana. Además de su experiencia en la montaña, también es un prodigio en otras disciplinas como el ciclismo. Repite Serafín Zubiri tras la experiencia del año pasado cuando compitió en tándem por su invidencia. También estará en Gran Canaria Alfonso Triviño, secretario general de la Asociación de Ciclistas Profesionales, que nos hablará de seguridad y la nueva Ley de Seguridad Vial.

Una prueba así exige un alto coste. ¿El futuro está asegurado?

Sin embargo tiene un gran impacto en todo el mundo porque la conocen desde América, en Rusia o Australia. El problema está cuando las instituciones te dan su apoyo en un principio y luego te lo retiran cuando se va a realizar el evento. Esto nos ha sucedido este año con el ayuntamiento de Mogán, que nos aseguró que nos apoyaría en mayo y un mes antes de la prueba te retira la ayuda como principal patrocinador. Pero aunque suponga un gran golpe, nosotros tenemos una responsabilidad con la prueba y toda la gente que se ha organizado para viajar a Gran Canaria y participar en una cita que ya tiene 25 años de prestigio. Hace unos años ya nos pasó lo mismo con Maspalomas, pero con más margen de maniobra. Afortunadamente el Cabildo, en la figura de su consejero de Deportes, Lucas Bravo de Laguna, es sensible y nos sigue apoyando sabedor de lo que supone para el deporte de la Isla. Porque Gran Canaria ofrece todo al cicloturista. Por ejemplo, un grupo de norteamericanos ha reservado para ocho semanas atraídos por las carreteras, el paisaje y el clima.