Desaparición de Juani Ramos

180.000 euros de fianza a Miguel Ramos, el único sospechoso

ETIQUETAS:

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 de Las Palmas de Gran Canaria decretó este miércoles el endurecimiento de las condiciones cautelares impuestas a Miguel Ramos, acusado del asesinato de Juani Ramos –desaparecida el 20 de agosto de 2016–. La magistrada le retiró el pasaporte y le impuso 180.000 euros de fianza de responsabilidad civil.

La magistrada Auxiliadora Díaz atendió la petición formulada por el Ministerio Fiscal y a la que se adhirió la acusación particular, y endureció las condiciones cautelares a Miguel Ramos. De esta manera, verá como se le embargan sus bienes por valor de 180.000 euros si no abona la fianza. También ha tenido que devolver el pasaporte y tiene que notificar con 72 horas de antelación cualquier movimiento que haga fuera de la Isla. Esta decisión se adoptó durante una comparecencia de medidas convocada este miércoles por la magistrada.

Esta fianza de 180.000 euros es de responsabilidad civil, es decir, que se utilizará para responder a los posibles daños generados a consecuencia de los delitos que se le acusan a Miguel Ramos. El sospechoso está siendo investigado por un presunto delito de homicidio y maltrato habitual a Juani Ramos, una vecina de La Paterna de 58 años que fue vista por última vez el pasado 20 de agosto cuando fue a dar un paseo con Miguel, su expareja.

Análisis de conducta.

Por otra parte y dentro de la instrucción del caso, el martes Miguel Ramos compareció en sede judicial para someterse a un interrogatorio en el que estuvo presente la Sección de Análisis de Conducta (SAC), adscrita a la Unidad Central de Inteligencia Criminal de la Comisaría General de Policía Judicial. Estos especialistas llegaron desde Madrid y son los que en su momento se encargaron de los casos de Bretón, Marta del Castillo, el pederasta de Ciudad Lineal o la peregrina asesinada Denise Thiem.

La unidad incorpora técnicas psicológicas a la investigación de homicidios, agresiones sexuales, asaltos violentos, desapariciones o secuestros, entre otros delitos y asistió al interrogatorio a requerimiento del Juzgado en una testifical en la que el investigado se volvió a negar a declarar como ha hecho desde que fuese detenido.

Según fuentes de la investigación, se trató de un interrogatorio bastante tenso en el que se le instó al investigado a que dijese donde había escondido el cadáver de Juani Ramos, aunque siguió acogiéndose a su derecho de no declarar. A pesar de esta circunstancia, mostró signos de nerviosismo en numerosas ocasiones.