10 retos del nuevo gobierno

David Ojeda
DAVID OJEDA

Diez aspectos marcan los retos prioritarios del nuevo Ejecutivo. Muchos de ellos heredados de la anterior legislatura, una de las más polémicas de la democracia española después de uno severa política de recortes del Gobierno de Rajoy.

1. Empleo. Es sin duda el principal problema del país y la principal preocupación de sus ciudadanos. El último dato cifra en 4.149, 298 los desempleados en España, 248.619 en el Archipiélago. Pero también se centra el debate sobre el empleo en España, la alta rotación producida por la acusada temporalidad de los puestos de trabajo, y los bajos salarios que se perciben, hacen que para los españoles el empleo no solo sea un problema de cantidad, también lo es de calidad. Será uno de los principales focos de acción sobre los que debe trabajar el nuevo Ejecutivo.

2. Corrupción. Lo que en principio parecía un problema menor se ha convertido en un gigantesco monstruo. El último dato del CIS así lo corrobora. La corrupción es el segundo asunto que más preocupa a la ciudadanía española; solo el desempleo inquieta más. Los grandes casos que han asolado a los principales partidos, con sumas millonarias de dinero público en juego, han generado, por ende, una desconfianza muy acusada de los españoles en su clase política. Ante ello, uno de los asuntos que se ha usado en campaña y que se puede poner de manifiesto es la separación de poderes entre las instituciones políticas y las judiciales. Otorgar una mayor libertad e independencia a órganos tutores como el Consejo General del Poder Judicial.

3. Cataluña El pulso soberanista de Cataluña es una de las tareas que promete dar más trabajo al Ejecutivo. La inestabilidad política del Parlament, con la sombra de un referendo de independencia siempre manteniendo en alerta al Tribunal Constitucional, amenaza la estructura territorial de la nación. Por ello, el nuevo Gobierno debe tener claro qué hacer y, sobre todo, cómo hacerlo sin atentar contra todas las sensibilidades que están en el tablero.

4. Reforma de la Constitución. Parece inevitable. La defensa cerrada sobre el articulado de la Constitución de 1978 se debilita ante la mayoría democrática de un país que ha madurado y que hoy acusa otros problemas muy diferentes a los años de la Transición. Hay muchos aspectos que deben ser abordados para que el texto sea más ajustado a la problemática actual de España. Incluso en el aspecto territorial, la defensa de los derechos de determinadas autonomías, debe ser reescrito a pesar de que muchos veteranos de la política entiendan que son sagradas escrituras apenas modificables.

5. Asuntos sociales. En asuntos sociales hay camino por recorrer. La ley de dependencia, por ejemplo, es uno de los aspectos que más controversia genera. Muchos dependientes se han visto afectados por los cambios de regulación de los criterios, que les han dejado sin apoyo, mientras que otros han tardado tanto en resolverse que cuando se les ha aprobado ya habían fallecido.

6. Yihadismo. Otra cuestión de Estado. El blindaje de España, y especialmente qué postura adoptar internancionalmente sobre los métodos a utilizar, si apoyar invasiones terrestres, o dejar la solución negociada y en manos de los árabes. Ha quedado claro en campaña que será difícil de resolver por la vía del consenso, ya que cada partido tiene ideas antagónicas a la forma de proceder. La invasión de Irak en 2003 es un precedente que invita a ir con pies de plomo con esta situación.

7. Violencia de género. Ha sido uno de los puntos más destacados de la campaña. Todos se han puesto de acuerdo en el hecho de que es un asunto de Estado, y algunos partidos han propuesto un pacto al respecto. También ha sido un punto de polémica, especialmente después de que Ciudadanos se propusiera equiparar la violencia a cualquier género o intrafamiliar. Lo cierto es que una lacra que se debe afrontar inmediatamente. Solo la estadística más reciente da miedo. En España el número de condenas por violencia machista ha aumentado por tercer trimestre consecutivo hasta alcanzar las 6.322 sentencias, lo que representa el 64,1 % del total de resoluciones, y más de 32.000 mujeres aparecen como víctimas de este tipo de maltrato.

8. Financiación autonómica. El nuevo Gobierno tendrá que atender a las exigencias de las comunidades en materia de financiación autonómica. Normalmente todas las autonomías se sienten discriminadas y reclaman una mejora al Estado.

9. Reforma fiscal. Con el objetivo de la reducción del déficit siempre en el horizonte, la reconducción de los impuestos es otro de los aspectos que debe tener en cuenta el nuevo Ejecutivo. Otro lugar de discusión durante la campaña electoral.

10. Educación y Sanidad. La educación y la sanidad, evidentemente, completan cualquier hoja de ruta. Más allá de los aspectos habituales, como la atención a inmigrantes y las listas de espera, que siempre circulan sobre la sanidad, en educación hay materia de trabajo después de la polémica generada por la ley Wert durante la pasada legislatura. Que puso en contra del Ejecutivo a comunidades autónomas y colectivos docentes y estudiantiles.