Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este lunes 24 de junio
Uno de los platos de estos nuevos negocios, que nada tiene que ver con tradición gastronómica de Canarias.
La fiebre de los 'guachinches modernos' llega a Gran Canaria: un concepto de difícil digestión
Restaurantes

La fiebre de los 'guachinches modernos' llega a Gran Canaria: un concepto de difícil digestión

Aclamados y abarrotados, principalmente por sus precios populares, estos negocios no tienen nada que ver con un concepto, el de guachinche, que está en serio peligro de extinción

José Luis Reina

Las Palmas de Gran Canaria

Martes, 28 de mayo 2024, 22:57

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

En su concepto original, el guachinche nace de la evolución de pequeños agricultores de cosechas familiares, que, cuando las cantidades así lo permitían, vendían vino a pequeños comercios, vecinos o amigos. El punto de inflexión en estos terrenos familiares lo marca el momento en el que aparece la comida en las pequeñas bodegas, cuando en pleno proceso de cata para la venta, el agricultor le ofrece algo para comer al potencial comprador, o al turista que por allí pasara.

Este es su origen más puro, un lugar donde se vende vino al por mayor de la propia cosecha del agricultor, y en el que para facilitar que el cliente pruebe el vino de las diferentes barricas antes de la compra, se le ofrece algún sencillo pero contundente plato, elaborado generalmente por el propio vendedor de vino, su esposa o algún familiar. Con este sistema ya consolidado, que funcionó durante años, principalmente en la isla de Tenerife, los propietarios de estas cosechas se dieron cuenta de que el negocio estaba en la comida, por lo que se las ingeniaron para que el vino nunca faltara en su bodega, y así poder seguir atrayendo a unos clientes que cada vez más acudían por la oferta sólida.

Uno de los supuestos guachinches que han abierto en Gran Canaria.
Uno de los supuestos guachinches que han abierto en Gran Canaria.

Aunque durante esa transformación de la actividad no se experimentó ninguna polémica con los negocios tradicionales de hostelería, los bares, tascas y restaurantes, en gran medida porque la venta de vino propio seguía siendo la principal actividad, a medida que el éxito del enyesque fue creciendo, también lo hizo un ambiente de cierto recelo por parte de los negocios mencionados, que acusaban a estas cosechas familiares de ofrecer lo mismo que una casa de comidas, tasca o restaurante, pero ahorrándose los impuestos propios de esas actividades.

De guachinche, ni el vino

Es entonces, y a partir de entonces, cuando ya la palabra guachinche se desvirtúa, siendo utilizada por cualquier negocio que así lo considere oportuno. A pesar del decreto lanzado por el Gobierno canario para regularizar los «auténticos guachinches», lo cierto es que ese término es utilizado sin control. De los originales, que alguno queda, a los actuales, considerados por ellos mismos como «modernos», con una larga carta de platos que nada tienen que ver con la gastronomía popular canaria, vinos elaborados con uvas de fuera de Canarias, refrescos, postres y hasta máquinas recreativas. Una dura competencia para los pocos guachinches que quedan y que sobreviven de aquella manera, aunque sin perder, afortunadamente, su identidad.

Cartel que señala un guachinche en Tenerife.
Cartel que señala un guachinche en Tenerife.

Y de aquellos heroicos y populares negocios, a la fiebre de los guachinches modernos, cuyas aperturas se extienden por Gran Canaria a buen ritmo, y donde comer en ellos se antoja difícil, sobre todo los fines de semana, en los que la multitud acude a comer a precios bajos, aunque lo que esté comiendo o bebiendo nada, o más bien poco, tenga que ver con lo de un guachinche. Aquí es donde nace el debate actual: ¿Debería permitirse a este tipo de negocios utilizar la palabra guachinche como un reclamo comercial? ¿Debería protegerse desde la parte pública el concepto original? ¿Hay dejadez o falta de valentía por parte de las instituciones para afrontar este problema? ¿Es suficiente la señal V que indica «Vino de cosecha propia» en estos negocios?

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios