La banca sube un 15% las hipotecas y se escabulle del pago de los gastos

11/05/2019

El tipo medio (TAE) de los nuevos créditos escala en marzo hasta el 2,39%. Se prevé que en junio, cuando entre en vigor la nueva ley hipotecaria, se llegue el 3,5% y todo con un euríbor aún bajo

ETIQUETAS:

Las Palmas de Gran Canaria

El fallo del Tribunal Supremo que en octubre del pasado año determinó que debían ser los bancos los que pagaran el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD), asociado a las hipotecas, fue recibido con alegría por los españoles. Los ciudadanos creyeron entonces haberse liberado de parte del coste de cerrar una hipoteca, entre el 0,5% y el 1,5% de la compraventa (en Canarias es el 0,75%), que es lo que supone el IAJD.

La decisión judicial, que generó ríos de tinta en los días posteriores por las discrepancias en el seno del TS, se vio reforzada además, un mes después, por el Gobierno de Pedro Sánchez, que aprobó un decreto que obligaba a los bancos a hacerse cargo del impuesto y a no poder deducirlo de su factura fiscal.

La alegría, sin embargo, ha durado poco. Seis meses después se confirma lo que muchos advirtieron en su día: los bancos han subido las hipotecas y trasladado a los ciudadanos, convertidos siempre en los paganos el coste del famoso impuesto. Y lo peor, las hipotecas subirán aún más a partir de junio, cuando entre en vigor la nueva ley hipotecaria, que obligará a las entidades financieras, entre otras cosas, a hacerse cargo de los gastos de notaría, registro y gestoría.

«Todos los cambios legislativos han perjudicado al consumidor y la cosa se va a complicar aún más», advierten fuentes del sector inmobiliario de Canarias.

Regreso al nivel de 2015

Según el Banco de España, el tipo medio (TAE) al que concedieron los bancos hipotecas subió en marzo hasta el 2,39%, el nivel más alto desde el año 2015. En septiembre de 2018, antes de que el Supremo cambiara el criterio sobre el impuesto, estaba en el 2,07%, según recuerda el responsable del área de hipotecas del Idealista, Juan Villén. «Los bancos han trasladado el incremento de coste que están soportando a los clientes vía tipo de interés», asegura Villén, quien advierte que la tónica alza continuará en junio, cuando los bancos tendrán que asumir todos los gastos e impuestos.

Para Villén la subida que han sufrido las hipotecas en los últimos meses podría haber sido mayor. Sin embargo, dos factores han mitigado el incremento. De un lado, que el coste de financiación de los bancos es hoy muy bajo por las medidas puestas en marcha por el BCE (en marzo se situó en el 1,17%) y de otro, la fuerte competencia que se ha desatado entre las entidades por captar hipotecas. «Si pasaran a los clientes la totalidad del incremento del coste se quedaría fuera del mercado», indican.

A partir de junio, con la nueva ley hipotecaria, según los expertos consultados, las hipotecas podrían escalar hasta el 3,5%. Y eso con un euríbor que, aunque está en tendencia creciente, sigue bajo mínimos (-0,11% en mayo frente al 5,39% de julio de 2008).

Fin de los productos vinculados a las hipotecas

El sector hipotecario sufrirá una transformación a corto plazo por dos razones: las nuevas reglas de Europa y la ley que entrará en vigor en junio.

Según indican expertos inmobiliarios de Canarias, «está ya muy cerca» el fin de la vinculación de los seguros y otros productos financieros a las hipotecas por mandato de la Unión Europea. «Esto va a reducir los márgenes de las entidades financieras y obligará a tomar medidas», manifiestan.

El que los bancos tengan que hacerse cargo de los gastos hipotecarios a partir de junio (ahora lo hacen de forma voluntaria) coloca en una situación complicada a aquellos créditos con un plazo corto. «Dejarán de ser interesantes a no ser que suban el tipo de interés en el arranque y las comisiones de constitución y cancelación».

Las gestorías también sufrirán los cambios. La banca, su principal cliente, será ahora quien pague los gastos hipotecarios «y les exigirán un ajuste de los precios». Algo que no sucedía ahora cuando quien pagaba era el consumidor.