Ilustración extraída del banco de imágenes gratuítas de Freepik / @rawpixel.com

Consejos para mejorar la eficiencia energética del hogar

Factores a tener en cuenta para mejorar la eficiencia energética de la vivienda y así reducir la factura de la luz y gas

CANARIAS7 Madrid

El 26 de marzo se celebra el Día Mundial del Clima, iniciativa desarrollada por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en 1992 y que se repite cada año con el objetivo de generar conciencia a nivel mundial sobre el impacto del calentamiento global.

Este año, la fecha coincide además con La Hora del Planeta; organizada por World Wide Fund for Nature (WWF) cada año el último sábado de marzo para concienciar sobre la necesidad de tomar medidas urgentes contra el cambio climático.

Con la intención de ayudar a los usuarios a mejorar su eficiencia energética para poner su granito de arena en la lucha contra este problema ecológico mundial, la empresa líder en el mercado europeo en la producción de módulos solares Solarwatt ofrece una serie de consejos para perfeccionar la sostenibilidad de una vivienda.

Un buen aislamiento, elemento básico para reducir el gasto de luz y gas

Para empezar, se recomienda calcular si el gasto de gas y electricidad en la vivienda es el adecuado. Para ello, se pueden recopilar todas las facturas de gas y electricidad de los últimos doce meses, hacer la suma del importe gastado y dividirla por los metros cuadrados de la superficie de la casa, excluyendo las áreas sin calefacción.

Si el gasto medio es más de diez euros por metro cuadrado y año, significa que se podría reducir el importe significativamente.

Para conseguir una vivienda más eficiente y no desperdiciar el calor de la calefacción se recomienda medir el aislamiento térmico de las paredes y el techo, evaluar la antigüedad del sistema de calefacción y comprobar que las ventanas están correctamente aisladas. También es importante saber que el calentador de agua está correctamente preparado para no desperdiciar energía.

Algunos hábitos pequeños pueden ayudar de forma sencilla a mejorar la eficiencia energética de una vivienda. Apagar la luz al salir de una habitación, programar el termostato del radiador para que se adecúe al uso de las instalaciones y utilizar programas de ahorro en nuestros electrodomésticos son algunas de estas costumbres.

Además, se recomienda ajustar el termostato de agua caliente a 35 grados y utilizar las persianas para aislar adecuadamente la vivienda, tanto en verano como en invierno.

El ahorro de agua, reto para conseguir una vivienda sostenible

Un grifo goteando durante 24 horas supone un desperdicio de más de 30 litros, según un estudio realizado por el portal de conocimiento sobre el agua ATL. Por este motivo, es muy importante comprobar que todos los grifos de la casa funcionen correctamente.

Además, el consumo de agua se hace especialmente necesario para ahorrar energía si se tiene en cuenta que el 40% del agua que se consume en los hogares es agua caliente.

Para evitar el gasto innecesario de agua se pueden utilizar boquillas ahorradoras; respiraderos que añaden aire al agua y permiten un ahorro de agua del 30% al 50%. También existen grifos de desconexión rápida que interrumpen instantáneamente el suministro y cabezales de ducha que permiten gastar solamente cinco litros cada minuto.

Medidas como las expuestas ayudan a ahorrar aproximadamente la mitad del líquido utilizado.

Aunque estos consejos son útiles y pueden ayudar a conseguir una mayor eficiencia energética, realizar una inversión a medio y largo plazo para instalar energía cero emisiones en nuestra vivienda es la forma más efectiva de conseguir contar con un hogar sostenible.

Según una estimación realizada por Solarwatt, empresa líder en el mercado europeo en la producción de módulos solares, una vivienda de 120 metros cuadrados puede llegar a ahorrar 1100 kg de CO2 al año realizando una instalación de paneles fotovoltaicos que permita cambiar el consumo a la energía limpia.

Además, la inversión realizada al instalar estos paneles se recupera en un plazo de cinco años, lo que convierte este tipo de iniciativas en una opción económicamente sostenible.