Uno de cada tres empleos en Canarias depende de un Erte

Canarias es, de lejos, la comunidad con el mayor porcentaje de trabajadores afectados por un expediente de regulación temporal de empleo (Erte), junto a la otra gran potencia turística, Baleares. Uno de cada tres cotizantes en las islas (el 30,5%) mantiene su puesto de trabajo de momento mediante esta herramienta. Aún así, el archipiélago ha sufrido la mayor destrucción de empleo en abril de toda España.

José Miguel Pérez
JOSÉ MIGUEL PÉREZ

Los hoteleros canarios fueron los primeros en pedir al Gobierno que pusiera en marcha medidas urgentes durante la pandemia del coronavirus para facilitar la tramitación de los Erte en el sector y proteger el empleo con esta herramienta. Una herramienta que, vaticinaron, beneficiaría especialmente a esta comunidad autónoma durante la suspensión de la actividad turística que entró en vigor el pasado 19 de marzo, dada la altísima dependencia del mercado laboral canario del sector turístico.

Y los resultados demuestran que efectivamente, las empresas canarias han sido las que en términos relativos más han tirado de este recurso para mantener el empleo pese a la paralización total o parcial de la actividad económica: un total de 231.536 personas estaban vinculadas a un Erte en las islas a 30 de abril, cifra que representa el 6,8% del total de 3,38 millones de trabajadores ligados a una regulación temporal en toda España, según los datos publicados este martes por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

Esto significa que en las islas, el 30,5% de los 759.346 cotizantes registrados en el mes de abril -uno de cada tres- estaban afectados por un Erte.

La proporción en el conjunto del país es mucho menor menor: a finales de abril se contabilizaban 3.386.785 personas ligadas a un Erte en España, en torno al 18,3% de los casi 18,5 millones de afiliados a la Seguridad Social.

Solo en Baleares, la otra gran potencia turística nacional, se reproduce la radiografía canaria: en este otro archipiélago del Mediterráneo, el 30,7% de sus trabajadores están protegidos bajo el paraguas de un Erte.

En las islas canarias, 220.630 de estos trabajadores están vinculados a un Erte por fuerza mayor, mayoritariamente ligados al coronavirus; y solo 10.907 afectados por regulaciones temporales no estaban vinculados a fuerza mayor.

Por provincias, en Las Palmas hay 127.409 personas ligados a un Erte; y en la de Santa Cruz de Tenerife, otros 104.128.

Caída de afiliados.

Pero desgraciadamente, no todos los trabajadores han podido congelar sus empleos mediante un Erte. Los afiliados a la Seguridad Social en Canarias cayeron un 4,86% en abril, al contabilizarse 759.346 cotizantes, 38.830 personas menos en relación al mes anterior. Se trata del mayor descenso mensual relativo de los registrados en toda España.

Son además 50.776 menos que los ocupados hace un año, lo que implica un descenso de un 6,27% interanual. En este caso, la caída solo es mayor en Baleares (-8,7%).

En el conjunto nacional, la Seguridad Social cerró el mes de abril con un descenso de 49.074 afiliados, hasta situarse el número total de ocupados en 18.396.362. Este es el dato con el cerró el sistema a último día de mes y el que mejor refleja el impacto de la pandemia del coronavirus en la afiliación. Esta reducción es muy inferior a la que se registró en marzo, cuando la ocupación cayó en casi 834.000 personas.

El Departamento que dirige José Luis Escrivá subraya que este comportamiento supone una "cierta estabilización" del empleo.

En términos de afiliación media (que es la que se venía publicando antes de la crisis sanitaria), la Seguridad Social registró un descenso de 548.093 ocupados respecto a marzo (-2,9%), hasta situar la afiliación media en 18.458.667 cotizantes, su cifra más baja desde febrero de 2018. No se producía una pérdida de afiliación en abril respecto a marzo desde el año 2009.