Un grupo de empresarios canarios se une para traer material sanitario de China

28/03/2020

Seis grupos empresariales han ofrecido su colaboración al Gobierno de Canarias y han negociado «una ventana» en el avión que hace el corredor aéreo entre Hong-Kong y Barcelona. Están a la espera de que el Ejecutivo active esta opción

Seis potentes grupos empresariales de Canarias se han unido y puesto a disposición del Gobierno de Canarias para agilizar y lograr traer «cuanto antes» material sanitario a las islas, como mascarillas y guantes. La iniciativa empezó a gestarse a principios de esta semana y después de que se pusiera en evidencia el problema que hay a nivel mundial con el suministro de equipos de protección para los profesionales sanitarios.

Tras varias llamadas entre estos empresarios y el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, la iniciativa ha ido encarrilándose y ayer el Ejecutivo regional le dio el visto bueno.

Estos empresarios han puesto a disposición del Gobierno las redes comerciales que tienen en China además de ofrecer su apoyo económico para costear parte de la operación y agilizar toda la tramitación, de cara que los equipos lleguen cuanto antes a las islas, según explica el presidente de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), Agustín Manrique de Lara, que ha sido designado el interlocutor entre los empresario y el Gobierno regional.

Una de estas empresas, especializada en el sector del transporte y de la logística, se encargará del transporte del material, según indican fuentes cercanas.

En un principio se planteó la posibilidad de fletar un avión desde China y hasta Canarias, sin embargo los elevados costes -superan los 600.000 euros- y las dificultades actuales del mercado de suministro de este material hicieron que se descartara esta opción.

La solución llegó tras conocer que el Gobierno de España ha habilitado un corredor de carga entre Hong-Kong y Barcelona, por el que operará un avión cada dos días que traerá material comprado a China durante la próximas ocho semanas. El contrato cerrado por el presidente del Gobierno de España y el de China, Xi Jinping, asciende a 432 millones de euros y entre otras cosas se traerán 11 millones de guantes, 550 millones de mascarillas quirúrgicas y 5,5 millones de test rápidos.

La idea es que en los aviones de carga que lleguen a Barcelona, hoy aterrizará el primero, dispongan de un espacio para material comprado por el Gobierno de Canarias en colaboración con este consorcio empresarial de las islas.

Pese a las dificultades que hay, porque estos vuelos están copados por la Generalitat, el Gobierno de Baleares y el Ministerio de Sanidad, la empresa canaria de logística que forma parte de este consorcio y que se encargará de traer el material a Canarias ha logrado «abrir una ventana» para cargar material para las islas.

Para la próxima semana los vuelos están cerrados pero esta empresa ha negociado posiciones aéreas en los aviones en este corredor aéreo para primeros de abril. «Estamos a la espera de que el Gobierno de Canarias nos dé el visto bueno para actuar», indican estas fuentes.

La empresa isleña que hará el transporte conoce a la perfección cómo moverse, ya que es la que está participando en la operación de la Generalitat en Barcelona y también en Baleares, con lo que conoce a proveedores en China . «La oportunidad la tenemos en un momento muy complicado y de sobredemanda de vuelos. Ahora se trata de hacerlo», indican fuentes próximas al consorcio. «Se trata de meter posiciones allí cada 48 horas y empezar a traer el material», apuntan.

El presidente de la CCE, Agustín Manrique de Lara, asegura que el material que demanda el Gobierno de Canarias para todo un año supondría cargar cinco aviones Boeing 757 «al completo». «La idea es hacer en un año 25-30 vuelos. Este grupo de seis empresarios ayudaría a agilizar todo pero de momento no sabemos que coste tendría. Parte pagará el Gobierno de Canarias y parte los empresarios aunque el Ejecutivo no tiene ningún problema de presupuesto», indica Manrique de Lara. El presidente de la CCE asegura que los empresarios, que no quieren ser identificados, no quieren suplir al Gobierno. «Se trata de ayudar», manifiesta.