Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este viernes 19 de julio
Turistas en Valencia este primer tramo de Semana Santa. EFE
Los turistas redescubren destinos locales y se desploman los viajes al extranjero

Los turistas redescubren destinos locales y se desploman los viajes al extranjero

En 2021 solo el 5% de los desplazamientos fue a otro país, lo que impacta en las cuentas del sector, que terminará el año solo un 8% por debajo de 2019

Domingo, 10 de abril 2022

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La pandemia ha cambiado los hábitos de consumo y la forma de viajar es uno de ellos. Después de dos años en los que pocos españoles se han atrevido a salir fuera de nuestro país, comienza ahora una nueva etapa en la que el sector luchará por convencer a los residentes de que se queden en España. Los datos del INE confirman esta tendencia: solo el 5% de los viajes de 2020 y 2021 fueron al extranjero, la mitad que antes del covid.

Así, en 2019, se produjeron más de 20 millones de desplazamientos al extranjero en vacaciones, el 10,4% del total, lo que supuso que el 33% del gasto turístico aquel año fuera para otros destinos. En cambio, la pandemia obligó a los residentes a viajar por España. De esta forma, en 2020 solo se produjeron 5 millones de desplazamientos fuera del país, el 5% del total, una tendencia que continuó en 2021. Gracias a este cambio de tendencia, el gasto turístico en el extranjero se redujo a solo el 16%.

2022 será cuando esta tendencia se afiance, una vez que las restricciones por la pandemia han desaparecido en prácticamente todo el mundo y los viajeros puedan decidir libremente dónde pasar sus vacaciones. Los expertos consultados aseguran que los españoles han redescubierto su país y ahora los empresarios del sector tienen que lanzar ofertas y experiencias atractivas para mantenerlos. Desde Exceltur, la patronal turística, aseguran que aún es pronto para saber si en la decisión de quedarse en España aún ahora que ya se puede ir fuera entran condicionantes como la guerra o la seguridad sanitaria, pero confirman que «el mercado doméstico es el que más está tirando del sector».

Jose Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur, explica que hace años había destinos –sobre todo Baleares y Canarias– con problemas para encontrar alojamiento por los españoles por la elevadísima demanda extranjera, algo que en pandemia se relajó y permitió a los nacionales conocer sus archipiélagos en un volumen de visitantes mucho mayor.

Y todo ello en un contexto en el que el turismo ya ha recuperado prácticamente todo lo perdido en la pandemia. En 2021 se produjeron 143 millones de viajes, acercándose cada vez más a los 194 millones con los que se cerró 2019. La Semana Santa pinta muy bien, con un nivel de ventas del 90% respecto a las del año previo a la pandemia.

Para la temporada de verano las previsiones son más dudosas. Aunque Juan Antonio Gómez, de Forwardkeys, apunta a que la pandemia ha cambiado los patrones también en este sentido, con reservas de última hora o que como mucho se anticipan un mes. A día de hoy, las reservas aéreas siguen siendo un 30% inferiores a las de 2019 por estas fechas, aunque se incrementan un 200% a las del año pasado.

Recuperación total en verano

De cara al verano se espera que la demanda nacional se recupere prácticamente en su totalidad y que la extranjera vaya un poco más despacio. El consumo turístico de los españoles será un 0,1% superior al tercer trimestre de 2019, pero para los tres últimos meses del año las previsiones de Exceltur apuntan a que llegue a ser casi un 1% mayor.

Y a más turistas, más ingresos. La facturación del sector también aumentará después de dos años con el consumo retenido. Los datos del Ministerio de Turismo apuntan a un incremento del nivel adquisitivo del viajero que llega a España, con un 26% más de reservas de asientos de avión de primera clase que en abril de 2019. «Hay una gran sed por viajar y confianza en que viajar a España es seguro», señaló Fernando Valdés, secretario de Estado de Turismo. Existe una «mayor disposición al gasto en viajes» después de dos años saliendo muy poco por las restricciones de movilidad. «El viajero está dispuesto a pagar más, está más interesado en un producto de calidad y mejores experiencias», dijo.

Desde la Confederación Española de Hoteles (Cehat) apuntan en la misma dirección, con buenas expectativas de cara al segundo trimestre pese al conflicto en Ucrania. Recuerdan que del total de turistas que viajaron por España en 2019, el 54% era nacional, una cifra que ahora se ha incrementado hasta el 62%.

Además, el turismo de largo recorrido vuelve «con buen ritmo», aseguran desde Turium. Así, el segmento 'premium' es el que más despunta, recuperando posiciones porque España resulta «un país cada vez más atractivo para el viajero que busca destinos con cultura, buena gastronomía, experiencias diferentes, bienestar y seguridad», explican desde el proyecto impulsor del turismo de excelencia. Las ciudades que más están destacando dentro de este segmento son Madrid y Málaga, «muy bien orientadas al turismo internacional».

Las videollamadas no logran sustituir todas las reuniones

El sector turístico no vive solo del ocio y los hoteles a pie de playa, sino que una parte muy importante de los ingresos llegan de los viajes de negocios. Reuniones para las que hay que desplazarse dentro de España o empleados de otros países que llegan a nuestro país a firmar algún acuerdo o verse cara a cara con sus compañeros.

Desde BizAway, la plataforma de ayuda para viajes de negocios, reconocen a este periódico que la pandemia ha cambiado los hábitos de las empresas, que ahora intentan reducir los viajes de sus empleados si es necesario. «Las videollamadas sustituyen a los viajes de ida y vuelta que antes se hacían por estar en una reunión», explica Luca Carlucci, cofundador y CEO de la empresa.

Pero esto no quiere decir que el turismo de negocios esté de capa caída. Carlucci asegura que los niveles prepandemia están «a punto de recuperarse» y que notan una evolución «sostenida» desde el año pasado. Ahora que pocos países continúan con restricciones de entrada y salida a causa de la pandemia, «la recuperación está siendo mucho más rápida de lo que se esperaba». En su opinión, es un nuevo tipo de viaje que busca reunificar equipos que han trabajado en remoto durante estos dos años o cerrar acuerdos que se han ido gestando por videollamadas.

«En la firma de un contrato, pueden hacerse cuatro videoconferencias y que la última reunión sea presencial, se necesita ese contacto humano, hay cierto cansancio de lo digital», afirma el CEO de BizAway. Y aunque habrá una parte de los viajes de negocios que nunca se recupere, la compañía prevé la «plena recuperación» de este sector económico este año.

Además, el turismo de congresos y ferias internacionales que se organizan sobre todo en Madrid y Barcelona están volviendo a celebrarse de forma presencial con mucho interés por parte de los empresarios internacionales y los niveles de asistencia están siendo «sorprendentes», señala Carlucci.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios