Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este sábado 24 de febrero
El malpaís se ha ido convirtiendo en reclamo turístico. La imagen corresponde a la isla de La Palma. MIGUEL CALERO / EFE
Turismo de volcanes: de la necesidad, virtud...

Turismo de volcanes: de la necesidad, virtud...

Canarias acude a Fitur a poner en valor su condición volcánica como un reclamo turístico más

DÁNAE PÉREZ

Las Palmas de Gran Canaria.

Miércoles, 19 de enero 2022, 00:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Canarias aprovechará la nueva edición de Fitur, una de las ferias turísticas más relevantes del globo, para reivindicar su origen volcánico. Todo ello, con el volcán de Cumbre Vieja, que erupcionó el pasado 19 de septiembre y fue declarado inactivo el 25 de diciembre, como telón de fondo.

De esta forma, la mirada de la industria turística, a nivel mundial, podrá dirigirse a la isla de La Palma, especialmente a los municipios afectados por el volcán, donde la devastación se cifra en 1.676 edificaciones (1.345 de uso residencial), según datos del catastro, y 370 hectáreas de cultivo arrasadas, de acuerdo con el satélite Copernicus. Lo que se busca ahora es convertir el fenómeno volcánico en fuente de nuevos ingresos turísticos.

Lo cierto es que las islas cuentan con numerosos paisajes volcánicos que funcionan como auténticos reclamos, no solo por sus características geográficas, sino que también por su belleza. Algunos de los más destacados son:

Parque Nacional del Teide, Tenerife El Parque Nacional del Teide, declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco en 2007, es una de las joyas volcánicas del archipiélago y LA JOYA (así, en mayúsculas) de Tenerife. El parque se encuentra a 2.000 metros de altitud, en el centro de la citada isla, y cuenta con una extensión de casi 19.000 hectáreas.

El volcán del Teide, a su vez, es el pico más alto de España, con un altitud de 3.718 metros. Su atractivo paisajístico es incontestable, pues muchos de sus parajes parecen de otro planeta. Destaca, además, la vida animal y vegetal que habita en el parque, con especies endémicas canarias y específicas del parque.

El lugar admite visitas y diferentes experiencias, como practicar senderismo, ascender al cráter del Teide o subir en teleférico a su estación superior.

Parque Nacional de Timanfaya, Lanzarote. Es otro de los emblemas volcánicos de Canarias y, en especial, de Lanzarote, isla donde se encuentra (entre los municipios de Yaiza y Tinajo). El parque es fruto de una sucesión de erupciones volcánicas acontecidas entre los años 1720 y 1736, y en 1824. Visitar el lugar debe ser lo más parecido a aterrizar en Marte, debido a su paisaje rocoso conformado por lapilli, arenas y lavas basálticas.

Se trata, además, «del único parque nacional de la red española de carácter eminentemente geológico», tal y como se detalla en la web de turismo de Lanzarote. Cabe destacadr, asimismo, su riqueza biológica y las especies endémicas, tanto animales como vegetales.

Existen diferentes opciones para recorrer Timanfaya: a pie (Ruta de Tremesana y Ruta del Litoral), en dromedario o en guagua, que se adentra en las Montañas de Fuego, en la llamada Ruta de los Volcanes.

Roque Nublo, Gran Canaria. Este monumento natural, situado en la cumbre de Gran Canaria y de casi 90 metros de altura, es otro de los reclamos volcánicos de las islas. De acuerdo con la web oficial de Turismo de Gran Canaria, la geología moderna «ha identificado en él un tipo especial de roca volcánica a la que han bautizado como brecha Roque Nublo», resultado de «la consolidación de nubes ardientes tras su depósito y posterior enfriamiento».

Se trata de un lugar tradicional de senderismo. Muchos visitan el Nublo no solo por la experiencia de ascender hasta él, sino que también por sus vistas del Parque Rural del Nublo y del pico Teide, una estampa ya inmortal.

Parque Natural de Cumbre Vieja, La Palma. El Parque Natural de Cumbre Vieja se encuentra en la zona sur de la isla de La Palma, concretamente en el municipio de El Paso. En él se puede observar una sucesión de volcanes, al que recientemente se ha sumado el volcán, aún sin nombre, que erupcionó el 19 de septiembre. Por ello, se considera que su visita tiene el efecto de una clase de vulcanología. Se puede conocer a pie, en la llamada Ruta de los Volcanes. De momento habrá que esperar a que las autoridades aseguren que el tránsito por la zona más próxima a la erupción es seguro.

Fondo marino de La Restinga, El Hierro. Otra manera de apreciar el origen volcánico de las islas es haciendo submarinismo o buceo. El fondo marino de La Restinga, donde se registraron erupciones volcánicas en 2011, es especialmente indicado para ello. En la actualidad, «sus fondos marinos se han regenerado, dando lugar a una particular biodiversidad y un paisaje submarino único y lleno de vida, perfecto para practicar el submarinismo en todas sus variedades», apuntan desde la web de turismo de El Hierro.

Monumento natural del Malpaís de Arena, Fuerteventura. Se trata de uno de los espacios protegidos de Fuertventura, ubicado entre las localidades de La Oliva, Lajares y Villaverde, que se extiende a lo largo de casi 900 hectáreas. «Es una zona volcánica formada por un magnífico volcán (el Volcán de la Arena, de 420 metros de altura), y alrrededor de él se ha formado un mar de lavas (Malpaís), donde se ha creado un especial ecosistema de flora y fauna característica», detallan en la web Visita Fuerteventura.

Roque de Agando, La Gomera. El Roque de Agando es otro paraje volcánico digno de detención. Se trata de un pitón de origen volcánico formado por la lava, ubicado a 1.251 metros de altitud en el barranco de Benchijigua (La Gomera). Lo más habitual es observarlo desde el mirador de Los Roques.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios