Viviendas Vacacionales

Segundo fallo contra el decreto

10/06/2017

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, con sede en Santa Cruz de Tenerife, ha dado un nuevo varapalo al Reglamento de Viviendas Vacacionales, anulando el artículo que excluía esta tipología de la zonas turísticas y condenando en costas al Gobierno.

Excluir la oferta de viviendas vacacionales de las zonas turísticas o de aquellas de uso mixto, precisamente donde se tratan de localizar predominantemente los usos turísticos, «carece de cobertura legal en la Ley de Turismo de Canarias». Así lo recoge la sentencia, la segunda que se produce contra el decreto que aprobó el Reglamento de las Viviendas Vacacionales, notificada por la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, con sede en Santa Cruz de Tenerife, el pasado 8 de junio, y de la cual ha sido su ponente el magistrado Jaime Guilarte Martín Calero.

La sentencia, que no es firme porque contra la misma cabe interponer recurso de casación, estima el recurso interpuesto por la letrada Carmen Bringas Zabaleta a instancias de Isabel Megías Rosales contra la Comunidad Autónoma de Canarias, anulando del Decreto 113/15 por el que se aprueba el Reglamento de Viviendas Vacacionales, el artículo 3.2 que prohibe darle uso de vivienda vacacional a edificaciones ubicadas en suelos turísticos así como a las viviendas ubicadas en urbanizaciones turísticas o en urbanizaciones mixtas residenciales turísticas.

Dicho precepto reglamentario había sido anulado ya con anterioridad por sentencia de la Sala de fecha 21 de marzo de 2017 (recurso 94/15) por carecer de cobertura legal en la Ley de Turismo e infringir la libertad de empresa (artículo 38 CE) y la libertad de prestación de servicios (Directiva 2006/123/CE) limitando la oferta turística sin justificación suficiente.

En esta nueva sentencia, donde no solo se anula el reseñado artículo sino que hay una imposición de costas al Gobierno de Canarias, la Sala califica de «falacia» el argumento de que en suelo turístico no pueden existir viviendas vacacionales. «Así las cosas, excluir la oferta de viviendas vacacionales de las zonas turísticas o de aquellas de uso mixto, precisamente donde se tratan de localizar predominantemente los usos turísticos, carece de cobertura legal en la Ley de turismo de Canarias», afirma.