Ruptura de la unidad en Fitur

06/01/2018

La Asociación de Municipios Turísticos de Canarias -que aúna a Adeje, Arona, Guía de Isora, Mogán y San Bartolomé de Tirajana- ha decidido desmarcarse del pabellón de Canarias en la Feria Internacional de Turismo (Fitur) e irá por primera vez de manera independiente a la cita nacional. Se rompe la unidad del destino.

Con esta decisión, la Asociación de Municipios Turísticos de Canarias, creada en diciembre de 2016 y que aglutina más de la mitad de las camas que ofrece el archipiélago, ha optado por separarse de la estrategia de la empresa pública Promotur y de la Consejería de Turismo que dirige Isaac Castellano.

La principal discrepancia que ha terminado de romper la relación radica en supuestos «fallos» de enfoque de Promotur ya que -según adelantó ayer Diario de Avisos- entienden que no diferencia entre municipios turísticos, que despliegan una gran actividad durante los días de feria con encuentros con profesionales del sector y una alta demanda de público, y las localidades consideradas de «interés turístico», que desarrollan una actividad promocional notablemente inferior.

Desde la asociación que aglutina a los principales ayuntamientos turísticos de Gran Canaria y Tenerife lamentan que esta diferencia no se tenga en cuenta por parte del Gobierno de Canarias a la hora de repartir los espacios en el estand, por lo que acudirá con su propio escaparate, que se situará junto al del Ejecutivo autonómico pero luciendo el logo de la confederación y de cada uno de los cinco ayuntamientos. Este pabellón contará con una superficie de 100 metros cuadrados en el que cada municipio tendrá espacio propio para reuniones y encuentros profesionales, además de una amplia zona con pantalla para presentaciones públicas, ya sean conjuntas o individuales.

En la última edición de Fitur ya Adeje y Arona se habían desmarcado del Gobierno regional con un pabellón compartido de 60 metros cuadrados. A esa estrategia y en busca de mayor protagonismo se unirán este año Guía de Isora, Mogán y San Bartolomé de Tirajana, lo que implica romper de lleno la unidad promocional del archipiélago.

Desde San Bartolomé de Tirajama, su concejal de Turismo, Ramón Suárez, asegura que tras esa decisión no hay una intencionalidad política, aunque admite la decepción al ver cómo no sale adelante el estatuto para los municipios turísticos, que han reiterado al Gobierno canario el sobrecoste que soportan por la población flotante que reciben todo el año.