Renovación turística y hotelera, un reto para Canarias

23/05/2019

Canarias fue el tercer lugar elegido por los turistas extranjeros en el pasado 2018. En las islas se registró la entrada en 2017 de 13,7 millones de turistas, con Reino Unido y Alemania a la cabeza de países emisores.

Las islas Canarias se sitúan en el mapa como un destino maduro y consolidado, capaz de competir con localizaciones muy demandadas por la alta fidelidad de sus visitantes, principalmente procedentes de Reino Unido y Alemania. Aunque en el año 2018 se registraron en las islas 13,7 millones de visitantes, un 3,3% menos que el pasado año, esta cifra sigue manteniendo al destino islas Canarias como uno de los favoritos en el mapa europeo, pero supone una advertencia sobre la necesidad de adelantarse a la que se prevé en los próximos años.

Esta disminución del turismo ha sido fruto del despertar de varios de los destinos de la cuenca Mediterránea, como Egipto, Túnez o Turquía, que han vuelto a entrar en el mercado, ofreciendo no solo mejores precios sino una planta alojativa más moderna y un sector hotelero adaptado a los nuevos tiempos. En este sentido, Canarias sigue a la cola de la renovación, con un amplio número de construcciones que se mantienen intactas desde su inauguración en el boom del turismo en las islas, entre los años 60 y 80 del pasado siglo.

Este es uno de los principales retos a los que se encara el sector hotelero en el archipiélago, a renovar sus instalaciones e infraestructuras, al igual que lo hacen los destinos con sus espacios públicos. Esta modernización de la oferta alojativa es un desafío necesario, para de esta forma crear una oferta de camas adaptada al siglo XXI, a las necesidades del turista actual y a las nuevas estrategias de mercado.

Este camino ya ha comenzado a recorrerse por los profesionales del sector, empresarios y hoteleros, que registraron una inversión en reformas de hoteles y construcción de nuevos establecimientos en el archipiélago por un valor acumulado de 625 millones de euros en el periodo 2015-2017.

Aunque esta fue la primera inyección importante de inversión en un sector con necesidad de modernizarse, el interés por crear una oferta alojativa atractiva continúa entendiéndose como necesario, copando en 2018 una inversión en el sector hotelero en Canarias que aumentó un 92%, concentrando el 35% del total invertido en España, que en total ascendió a 4.900 millones, tal y como ha publicado el informe de la consultora inmobiliaria CBRE.

Renovación turística y hotelera, un reto para Canarias

Una apuesta tecnológica. La principal inversión y necesidad de la planta alojativa canaria para adaptarse a un mundo cambiante y cada vez más conectado es la implantación de tecnología en todas sus instalaciones, tanto para uso individual del cliente como para los servicios del hotel y el funcionamiento interno del personal. Actualmente, ya está arraigado el uso del móvil en los hoteles para el check in y check out, para reservar servicios, o en múltiples establecimientos de las islas como la nueva llave para abrir la habitación, pero el constante cambio y evolución de la era 4.0. avanza a pasos agigantados hacia un internet de las cosas integrado al 100% en todos los aspectos.

En este sentido, los hoteles han ido poco a poco implantando la tecnología del asistente virtual, así como la biometría facial y dactilar para asegurar la seguridad del cliente, o el teléfono móvil como mando para programar la temperatura o para ajustar la luz. Sin embargo, el futuro de la tecnología en los hoteles va más allá, con experiencias virtuales en realidad aumentada, habitaciones temáticas con hologramas y una atmósfera 100% personalizable a través de iluminación, pantallas, inteligencia tecnológica, contenidos multimedia o robots, entre otras herramientas.

Renovación turística y hotelera, un reto para Canarias
Al servicio de la sostenibilidad

Eficiencia. El sector hotelero canario camina hacia la renovación y modernización de su oferta, no solo tecnológica o estéticamente, sino también desde la eficiencia, la sostenibilidad y la innovación hotelera. Este interés ha llegado a todas las esferas de los hoteles, con una apuesta por herramientas digitales inteligentes orientadas al ahorro energético, el confort del cliente, el respeto al medio ambiente y la optimización de los recursos.

Climatización. Nuevos sistemas de ventilación inteligente a través de sensores de luz y temperatura en las fachadas, ventanas 100% eficientes para mantener la atmósfera del interior de las habitaciones, gestión de agua depurada y recuperada, sistemas de climatización de nueva tecnología y la integración del hotel dentro del paisaje son solo algunas de las tendencias del cliente.

Espacios verdes. Además, la sostenibilidad y el aprovechamiento de los recursos, supone una reducción de consumo y energía que premia el turista, sobre todo el europeo, cada vez más concienciado con el respeto al entorno natural. Del mismo modo, la integración de espacios verdes y zonas de vegetación en el interior de los hoteles está siendo una tendencia aplaudida, que ha generado que la nueva planta alojativa se configure como un oasis natural en medio de las urbes.

Renovación turística y hotelera, un reto para Canarias

Obligados a cambiar. Las nuevas tecnologías cada vez están más arraigadas en la sociedad moderna, sobre todo en las nuevas generaciones. Por este motivo, los alojamientos que quieran seguir estando en la primera línea en cuanto a las reservas deben ir adaptándose a los nuevos tiempos y, de esta forma, contar en sus instalaciones con una tecnología puntera que se adapte a las necesidades de su clientela.