Los ingresos de los hoteles canarios aumentan tras cerrar Thomas Cook

27/01/2020

Los establecimientos hoteleros del archipiélago facturaron en diciembre 294 millones de euros, el mayor registro histórico en ese mes, tras incrementarse un 8% los ingresos en términos interanuales. La facturación del conjunto de la oferta alojativa aumentó un 1,5% en el último trimestre.

ETIQUETAS:

Los hoteles canarios siguieron incrementando su volumen de negocio inmediatamente después de la quiebra de Thomas Cook, en septiembre del pasado año. Sus ingresos subieron en cada uno de los tres meses que han seguido a la desaparición del turoperador británico. Así, en el cuatro trimestre de 2019 el volumen de negocio de los hoteles se elevó un 3% respecto al mismo intervalo de 2018, hasta alcanzar los 849 millones de euros, lo que significa que facturaron 25,4 millones de euros más en este cierre de año.

Solo en diciembre, los ingresos de los hoteles se elevaron un 8%, hasta los históricos 294 millones de euros, porque se trata de la cifra más alta de las registradas en un último mes del año en Canarias. En noviembre los ingresos también crecieron un 0,8%, y en octubre un tímido 0,4% interanual.

El conjunto de la oferta de alojamiento turística del archipiélago (hoteles y apartamentos) también cerró el último trimestre en positivo, al facturar 1.086 millones de euros, 16 millones de euros más que en el mismo periodo de 2019, lo que implicó un incremento de un 1,5%.

Y los resultados se han disparado en diciembre, cuando los establecimientos turísticos reglados del archipiélago generaron un total de 380 millones de euros, es decir, 23,3 millones más que en el mismo mes de 2019. La subida de los ingresos ha beneficiado a las cuatro grandes potencias turísticas del archipiélago, pero sobre todo a Lanzarote, donde en el último mes del pasado año los alojamientos contabilizaron unos ingresos de 61,6 millones de euros, lo que implicó un aumento de un 16% interanual.

El segundo repunte más importante lo protagonizó Fuerteventura, con 50 millones de euros de facturación en los establecimientos turísticos, un 8,6% más que un año antes. Le siguieron Gran Canaria, con 125 millones de euros, casi un 7% más interanual; y Tenerife, con 135,7 millones de euros, un 1,7% más respecto a diciembre de 2019.

Estos resultados contrastan con las expectativas catastrofistas del sector, que auguró una importante destrucción de riqueza y de empleo a corto plazo como consecuencia de la desaparición de Thomas Cook, que trajo en 2018 a algo más de 800.000 turistas británicos a las islas. ¿Pero, cómo es posible que suban los precios de los hoteles y por tanto aumenten los ingresos en un contexto de caída de la demanda?

Tomas Cook –el que era el segundo operador de paquetes turísticos más importante, solo por detrás de TUI– acaparaba un altísimo volumen de reservas de camas en el destino canario, a cambio, eso sí, de que los hoteleros isleños les ofrecieran un precio muy competitivo. Gran parte del vacío que dejó Thomas Cook se ha cubierto en estos primeros meses tras su desaparición con clientes más rentables, con un gasto medio más alto. Y eso se refleja en el aumento de turistas desde otros mercados, como el nacional, o el incremento de la comercialización online directa.

En concreto, la tarifa diaria media por habitación se encareció en diciembre una media de un 5,4% en el conjunto de la oferta alojativa, hasta los 92,29 euros, según los datos oficiales del Istac.

El aumento global de los ingresos también se nota en las estadísticas de empleo en el sector. Y de forma positiva: en noviembre los ocupados en los alojamientos turísticos habían crecido un 1,6%, hasta alcanzarse los 65.206 ocupados, según las estadísticas de Promotur.

El importante repunte de la facturación de estos últimos meses ha compensado en buena medida las importantes caídas en el negocio que sí sufrió la oferta alojativa canaria en el arranque de 2019. En el primer trimestre del año pasado, la facturación de hoteles y apartamentos acumulaba un descenso del 4,6% interanual. Así, en todo 2019, las dos modalidades de alojamiento sumaron 4.007 millones de euros de ingresos, solo 54 millones menos que en 2018, lo que implica un descenso de un 1,3%.