Hotel Bungalows Vistaflor: una experiencia completamente renovada

Espaciosos bungalows de dos plantas llenos de colorido y rodeados por una naturaleza exuberante y una gran piscina central que pide a gritos un baño bajo el espléndido sol de Maspalomas

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Probablemente, la zona del Campo de Golf de Maspalomas es una de las más solicitadas por el turismo que visita Gran Canaria y por los propios residentes. Allí se encuentra el ya conocido Hotel Bungalows Vistaflor, con sus espaciosos bungalows de dos plantas llenos de colorido y rodeados por una naturaleza exuberante y una gran piscina central que pide a gritos un baño bajo el espléndido sol de Maspalomas.

Cada bungalow cuenta con un dormitorio con balcón con dos camas individuales, tocador con espejo y armario empotrado. Además, un cómodo baño completo equipado con secador de pelo y espejo de aumento. En la planta baja se encuentra una preciosa sala de estar con un sofá-cama, una cocina equipada, una barra americana y terraza ajardinada. Después hay pequeñas variaciones para familias más numerosas, como dos habitaciones arriba y baño en la planta de abajo.

Un clásico que todos hemos visitado alguna vez y que, sin embargo, ha cambiado radicalmente su aspecto en el último año. No ha sido una limpieza de cara sino una reestructuración profunda que afecta a las medidas energéticas, a la piscina en sí misma, que ha sido dotada de una maquinaria que mantiene el agua siempre en perfecto estado, cristalina y depurada; a la zona de restauración y a todos y cada uno de los bungalows, que además están perfectamente preparados para las nuevas tecnologías.

Lo que no ha cambiado es la calidad del servicio, siempre esmerado y con la atención personalizada que demandan los nuevos visitantes. Porque la diferencia es que, aunque cada familia tenga un bungalow con su jardín y todos los complementos para que se sientan como en casa, el servicio que proporcionan es de un hotel de envergadura. Para empezar, con su amplio bufé internacional, que hace las delicias de mayores y pequeños; o el restaurante terraza de la piscina, en donde puede probar sus carnes y pescados acompañados de selectos vinos de su pequeña, pero completa bodega, que ha sido creada especialmente para los amantes del vino, acompañada por una extensa y especial carta, con vinos de las Islas Canarias, nacionales e internacionales, para su degustación acompañados de un pequeño aperitivo o durante la cena.

Los clientes de Hotel Bungalows Vistaflor pueden ir en calidad de media pensión, pensión completa e incluso, con todo incluido. También puede darse el caso de que, a mitad de sus vacaciones, el cliente quiera cambiar el régimen pactado –es lo que pasa cuando al cabo de unos días descubren lo que se están perdiendo en el restaurante-. Todo son facilidades para que, a la postre, puedan tumbarse en la orilla de la piscina degustando una exquisitez mientras las preocupaciones de la vida diaria se evaden por unos días. O si lo prefiere, puede apuntarse a cualquiera de sus múltiples actividades diurnas y nocturnas, con una amplia variedad de espectáculos y entretenimientos.

La recepción está abierta las 24 horas del día para informar a sus clientes del extraordinario abanico de actividades externas, tanto deportivas, como de aventura, salud y belleza. Para que los más pequeños disfruten de lo lindo de su estancia, Hotel Bungalows Vistaflor dispone de un coqueto parque infantil a tan solo cincuenta metros de la zona de la piscina. En el parque infantil y en compañía de sus padres, los niños pueden disfrutar durante todo el día de los columpios, del tobogán, hacer escalada o trepar por el puente entre las dos torres, dejando volar su imaginación hacia aventuras divertidas y apasionantes que sólo ellos pueden disfrutar.

La calma que se vive en el día a día de Hoteles Bungalows Vistaflor puede ser alterada por cualquiera de sus visitantes, que tiene a tiro de piedra la zona más divertida de Playa del Inglés, con todos sus restaurantes y discotecas abiertas hasta altas horas de la mañana. En este sentido, aquellos clientes que lo deseen pueden solicitar hacer uso del servicio de transporte que la dirección del complejo pone a su disposición para llegar hasta ella.

Tras la reforma y el final de la pandemia, el Hotel Bungalows Vistaflor tiene un futuro prometedor. Las altas notas que recibe en las webs especializadas por clientes que quedan encantados con los bungalows, con la calidad de la restauración, con las reformas radicales que proporcionan un nuevo estatus de calidad y sobre todo, por la paz y calma que transmite el ajardinado establecimiento. Su gerente, Domingo Espino, se muestra entusiasmado que, tras una época tan dura, por fin tengan el calendario de reservas bastante ajustado. Lo celebra por sus clientes, por las calificaciones positivas, pero sobre todo, por el personal que trabaja en el complejo, que por fin puede afrontar el futuro haciendo lo que mejor saben hacer: proporcionar las vacaciones perfectas sin preocupaciones.