El impacto del ‘brexit’ en la libra y en el tráfico aéreo preocupa al turismo

19/01/2018

El brexit preocupa al sector turístico español, más incluso que la crisis política en Cataluña o que la eventual recuperación de los destinos competidores del Mediterráneo, y lo hace por su posible efecto negativo en el tráfico aéreo y por la probable devaluación de la libra.

ETIQUETAS:

Salvo un cambio imprevisto por parte del Gobierno británico, el Reino Unido, el principal emisor de turistas a España, dejará la Unión Europea (UE) en marzo de 2019.

La preocupación por el brexit ha sobrevolado la edición de este año de Fitur, que se está desarrollando en un ambiente de optimismo, lo que ha llevado a Turespaña a organizar un foro específico sobre el tema.

En ese marco, responsables de la aerolínea británica de bajo coste Easyjet y de la Asociación de Agencias de Viajes de Reino Unido (ABTA) han señalado que la futura salida del país del Reino Unido todavía no se ha notado, pero que no tardará en hacerlo, sobre todo por la previsible devaluación de la libra.

El director ejecutivo de la ABTA, Mark Tanzer, ha expresado su preocupación por la pérdida de competitividad de la libra, que restaría poder adquisitivo a los turistas británicos, pero también por los problemas que el "brexit" puede ocasionar al libre desplazamiento de sus propios trabajadores.

El director de la Oficina Española de Turismo (OET) en Londres, Javier Piñanes, ha explicado que el posible impacto del "brexit" en la libre circulación de viajeros a través del transporte aéreo preocupa especialmente al Gobierno español, más que otros temas como la cobertura sanitaria o la situación de los residentes británicos en España.

El sector turístico considera que los gobiernos español y británico tendrán que llegar a un acuerdo para regular el transporte aéreo antes de octubre, puesto que la salida del Reino Unido está prevista para marzo del próximo año.

Javier Gándara, director general de EasyJet en España, Portugal y Países Bajos, ha incidido en la importancia de llegar a un acuerdo bilateral sobre el transporte aéreo para evitar que se caiga en un "limbo regulatorio".

Gándara se ha mostrado convencido de que, de una u otra forma, se llegará a un entendimiento ya que ninguno de los dos países puede permitirse cortar una relación "tan beneficiosa" para sus ciudadanos.

Easyjet ha conseguido una tercera licencia operativa, en Austria, que se suma a las que ya poseía en Reino Unido y Suiza, para asegurarse de poder operar en rutas que no pasen por las islas británicas.

La aerolínea ha transportado a 105 millones de personas entre España y Reino Unido en los últimos veinte años.

En un tono más optimista, el nuevo secretario general de la Organización Mundial del Turismo (OMT), Zurab Pololikashvili, se ha mostrado confiado en que el Reino Unido y la UE llegarán a un acuerdo y ha descartado que el "brexit" vaya a tener un impacto en los desplazamientos turísticos.

El director general de Hoteles Elba, Fernando de las Heras, ha explicado a Efe que 2019 se presenta como "una incógnita" por el "brexit", una circunstancia que le preocupa más que la recuperación de los destinos competidores del Mediterráneo.

La directora de Nautilius Lanzarote, Leda Giordano, ha expuesto la preocupación de los hoteles de Canarias por la salida del Reino Unido de la UE, aunque también por el auge de destinos como Egipto, Turquía o Túnez.

El sector turístico coincide en que lo más beneficioso sería un "brexit blando" que no introdujera cambios bruscos en el mercado, de forma que la relación entre España y Reino Unido continúe en términos lo más parecidos posibles a los actuales.