El Gobierno trata de relanzar un turismo diezmado

A tres días del fin del estado de alarma y de la reapertura de fronteras, el Gobierno ha presentado este jueves un plan de 4.250 millones de euros para relanzar el turismo, uno de los sectores donde mayores estragos ha causado la pandemia que pide más ayudas directas y, sobre todo, que se prorroguen los ertes para salvaguardar miles de puestos de trabajo de una avalancha de pérdidas cifrada en unos 80.000 millones.

EFE / MADRID

El Ministerio de Sanidad ha informado hoy de 52 muertes en la última semana con el global de fallecidos (27.136) sin cambios desde el pasado día 7, aunque los eleva a unos 28.000 con las correcciones en marcha. También ha comunicado 143 contagios, 69 de ellos en Madrid, diagnosticados mediante prueba PCR en las últimas 24 horas, lo que sitúa el total en 245.268.

Cuando está a punto de restablecerse la movilidad sin restricciones, Cataluña ha optado por un gesto simbólico en su particular desescalada para reivindicar sus competencias y, tras permanecer sólo un día en la fase 3 Barcelona y Lleida, ha anunciado que avanzará este viernes a la «nueva normalidad», del mismo modo que lo harán el País Vasco y Cantabria con la libre circulación anticipada entre sus respectivos territorios.

El Gobierno ha presentado este jueves el esperado plan para el sector turístico, paralizado por el confinamiento y la desescalada gradual y con la amenaza de un atípico verano, sobre todo por la anunciada pérdida de turistas, todavía por cuantificar habida cuenta de la competencia y de la importancia que tendrá en los próximos meses la evolución de la pandemia.

En total, se destinan 4.262 millones de euros, aunque el montante global de apoyo al sector será de 19.535 millones con otras ayudas ya aprobadas, si bien sólo una pequeña parte, inferior al 10 %, será inversión directa, que es la que reclama Exceltur, la patronal hotelera o las agencias de viajes, j unto a la prórroga de los ERTE, el gran escollo, que hoy se ha seguido debatiendo sin acuerdo con el Ministerio de Trabajo, partidario de limitar las exoneraciones fiscales.

De la cuantía total, 3.360 millones se destinarán a medidas de reactivación, pero aquí están incluidos los 2.500 millones de la línea preferente de créditos ICO que ya aprobó el martes el Consejo de Ministros, por lo que realmente nuevos son 860 millones. Otros 859 millones más se dedicarán a mejorar la competitividad.

El plan consta de cinco áreas de actuación: recuperación de la confianza de España como destino seguro (200.000 euros), actuaciones para reactivar el sector (los 3.362 millones) mejora de la competitividad (859 millones), mejora del modelo de conocimiento integral o inteligencia turística (3,1 millones) y marketing y promoción (38,1 millones) con la campaña #DescubreLoIncreible, que anima a viajar por el país.

Una de las novedades son las ayudas de hasta 25 millones de euros que dará Aena a las aerolíneas para incentivar que llegue el mayor número de viajeros del extranjero, a los que se intenta captar con planes piloto como el puesto en marcha esta semana en Baleares con 10.900 turistas alemanes, ampliado ahora con la llegada de otros 10 aviones.

Etapa de reanudación

El plan piloto de Baleares quedará superado el domingo por el fin del estado de alarma, con el que de hecho decaen los planes de desescalada, por lo que Cataluña ha querido adelantarse a esa circunstancia para dejar constancia de sus competencias con el gesto simbólico de decretar la «nueva normalidad» a partir de esta medianoche, tras permanecer sólo un día en la fase 3 Barcelona, su área metropolitana y Lleida. El presidente de la Generalitat, Quim Torra ha firmado este mediodía el correspondiente decreto, para pasar a lo que ha denominado «etapa de reanudación», sin levantar todas las restricciones, ya que hasta el 25 de junio seguirá habiendo límites de aforo del 50 % en los espacios cerrados y del 70 % en las terrazas de los bares.

Cataluña pasará este viernes a la nueva etapa junto al País Vasco y Cantabria, que lo harán con la particularidad de permitir, con dos días de antelación respecto al resto de autonomías, la libre circulación entre sus respectivos territorios. Galicia ya la había estrenado el pasado lunes.

Un poco descolgada de forma voluntaria, en la fase 2 de la desescalada, queda la Comunidad de Madrid, que este viernes tiene previsto presentar su propio plan para hacer frente al periodo posterior al estado de alarma, y las provincias castellanoleonesas de Salamanca, Segovia, Ávila y Soria, también en el segundo escalón del desconfinamiento, pero a punto de sumarse a la movilidad sin restricciones.

Esta apertura al tránsito de personas y vehículos, también transfronteriza, pondrá a prueba, todavía a mayor escala que en las últimas semanas, la capacidad del sistema para detectar nuevos casos y controlar los contactos.

Unos 28.000 fallecidos

« Tenemos que mantener una cierta tensión pero no plantearnos las cosas con una angustia excesiva», ha dicho el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, mientras el ministro de Sanidad, Salvador Illa, aseguraba que existen los recursos suficientes para hacer frente a una hipotética segunda oleada que, con la experiencia acumulada, sería «más benigna» que la pasada.

Simón ha insistido en que « la transmisión residual es cada vez menor» al presentar los principales datos epidemiológicos del día con 52 fallecimientos en la última semana y el dato novedoso que sitúa el total de defunciones atribuidas al SARS CoV-2 mediante pruebas diagnósticas en unas 28.000, a falta de las concreciones oportunas, después de que el total siga congelado en 27.136 desde el pasado día 7.

Los nuevos contagios detectados en las últimas 24 horas se elevan a 143, casi la mitad de ellos diagnosticados en Madrid, mientras que siguen hospitalizadas por esta epidemia más de 1.900 personas, 300 de ellas ingresadas en la UCI, frente a las 631 de hace tres semanas y las 431 de la semana pasada. Con la transmisión comunitaria bajo control, la principal preocupación son los rebrotes, con un pequeño foco detectado en un hostal de Algeciras, que ha sido puesto en cuarentena con varios contagios entre sus huéspedes, uno de los cuales ha fallecido.

El brote de Pekín, que preocupaba particularmente a las autoridades sanitarias españolas por su génesis, ha sido dado por controlado, mientras surgía uno nuevo en Alemania -tras el detectado ayer en una industria cárnica con más de 650 infectados- en un edificio de 700 vecinos de Gotinga, en el centro país, con un centenar de positivos.

«Que ahora hablemos de brotes y no de casos sin noción de origen es por una parte una muy buena noticia. Pero también tenemos que interpretar que el riesgo está ahí, aunque vayamos muy bien», ha subrayado Fernando Simón.

El ministro Illa, que también ha expresado su preocupación por los brotes, se ha comprometido a fortalecer el sistema sanitario público, a recuperar los niveles de inversión en Sanidad previos a la crisis de 2008 y aumentar progresivamente los recursos hasta alcanzar el 7 % del PIB .