El diseño minimalista triunfa en las reformas

23/05/2019

Es una tendencia que ha venido demostrando su potencial en el mundo del diseño desde hace varios años y, en este sentido, el sector turístico no iba a ser menos a la hora de utilizar este estilo en sus construcciones.

La sobriedad de las formas, la limpieza de las líneas o el delicado equilibrio entre los vólumenes puede ser la mejor manera de mostrar personalidad y carácter. Esta es la apuesta que realiza el estilo minimalista, que desde hace unos años viene pisando fuerte en el sector de la decoración.

En este sentido, los hoteles y alojamientos turísticos ha apostado de manera decidida por esta tendencia a la hora de acometer sus reformas. Lejos de los estilos sobrecargados, esta modalidad apuesta por evitar la pesadez de las estancias. Sus premisas son un ambiente despejado, preferiblemente bien iluminado, y que combina a la perfección la moda y la elegancia.

Sin embargo, la implementación de este estilo dentro de las estancias de un hotel no resulta, a veces, tan sencillo como se cree puesto que muchas veces acaba resultando en su opción menos agraciada y benficiosa, un espacio aséptico, sin alma y que no aporta nada.

Por esta razón, algunas de las claves a la hora de aplicar la decoración minimalista en un alojamiento turístico pasa por aplicar un minimalismo cálido, basado en decoraciones y materiales como maderas y mármoles claros o colores apastelados, y que puede ser un gran punto a favor para que un hotel sobrio permita dar una sensación cómoda y confortable al huésped.

Otro aspecto a tener en cuenta sería no aplicar únicamente las líneas rectas y funcionales que tiene por razón de ser este estilo. Si se opta por combinar con leves curvas, poco exhuberantes, pero que aporten algo de estilo, se trasladrá la sensación de estar más integrado en el ambiente y no ser un simple espectador.

En el ámbito de las paredes, aunque en la mayoría de las imágenes de inspiración se muestran vacías, el minimalismo también da pie a decorarlas. Un espejo con un marco antiguo, por ejemplo, aporta un contraste y un toque de personalidad.

También es habitual encontrar papeles pintados que rompan los tonos neutros y naturales y en los que predominen las formas geométricas.

El diseño minimalista triunfa en las reformas

Lo necesario. Menos es más. Esta es la máxima primordial del estilo minimalista. En su acepción más general el término minimalista se refiere a aquello que ha sido reducido a lo esencial y tan sólo muestra lo más sencillo y puro, y ha dejado fuera todos los elementos sobrantes. Un diseño muy influenciado por la cultura japonesa, donde normalmente apenas hay mobiliario.