Los asociados de Asemtra y transportistas independientes se citaron este jueves en la sede de CANARIAS7 para tomar una postura sobre el paro. / Arcadio suárez

Los transportistas canarios pararán a partir del 28 si no se les exonera del uso del tacógrafo

Los camioneros de las islas irán a un paro indefinido dos semanas después de sus colegas de la península para diferenciar sus reivindicaciones. Algunas son comunes, como la bonificación del combustible, otras son propias

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

Los transportistas canarios irán a un paro indefinido a partir del lunes, 28 de noviembre, dos semanas después de la convocatoria nacional, si el Gobierno de Canarias no les exonera del uso del tacógrafo. Así lo ha decidido la Asociación de Empresarios de Transportes de Mercancías, Asemtra, organización integrada dentro de la Federación de Empresarios del Transporte (FET), que pretende con una convocatoria independiente diferenciarse del paro nacional, ya que, aunque comparten problemas comunes como el alza del combustible y de los costes, en las islas hay reivindicaciones exclusivas, según indican fuentes próximas.

Los transportistas tomaron esta decisión en una asamblea celebrada en el salón de actos de la sede del CANARIAS7 y en la que además de camioneros asociados a Asemtra y a la FET acudieron otros independientes.

«El día 14 no pararemos pero eso no significa que no vayamos a tomar medidas», indican fuentes de Asemtra, que apuntan que la lucha para exonear a Canarias del uso del tacógrafo, como ya sucede en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, será su «bandera» para reclamar al Gobierno que les escuche. «Si antes del 28 no hay respuesta, el 28 pararemos de forma indefinida», advierten fuentes de Asemtra, que indican que, aunque hay «más problemas», el uso del tacógrafo es «lo que más preocupa al sector».

Decisión del Gobierno de España y de Canarias

Su retirada corresponde al Gobierno de España pero éste recaba el criterio del Ejecutivo regional para tomar la decisión.

Como apuntan estas fuentes, la Unión Europea contempla la exoneración del uso del tacógrafo a los territorios archipiélagicos, con superficie inferior a 2.300 kilómetros cuadrados, ya que la herramienta no fue diseñada para territorios pequeños, alejados y sin conexión con el continente. De hecho, la exoneración de Ceuta y Melilla se basó en que eran territorios similares a las islas.

Los transportistas se quejan de su implantación genera «importantes disfunciones» que no afectan a la seguridad en carretera ni al cumplimiento de la normativa. «Las islas no tienen nada que ver con el territorio continental. No tenemos áreas de descanso ni de nada si te pasas de tus horas y el uso del tacógrafo solo provoca problemas y multas», indican.

Desde su implantación los transportistas canarios han tratado de que se eliminara, quedando solo como un elemento de control de la jornada de los trabajadores pero dejando al margen el resto de exigencias formales. Hasta ahora, las reivindicaciones no han recibido respuesta.

Las inspecciones de los vehículos de frío, otro problema

«Los motivos que llevan a Asemtra a adoptar esta medida extrema vienen derivados de la falta de receptividad por parte de las Administraciones Públicas para gestionar y resolver la problemática específica de la actividad en el archipiélago», apuntó ayer el secretario general de la Federación de Empresarios del Transporte (FET), José Ángel Hernández, que ostenta este cargo también en Asemtra.

Otra de las reinvidicaciones tiene que ver con las inspecciones a las que están sujetas los vehículos frigoríficos, como los camiones de la fruta. Una reciente normativa estatal exige a los camiones frigoríficos que se sometan a una revisión extraordinaria en una infraestructura denominada «túnel de frío», que es una especie de ITV, pero el problema es que no existe ninguna en Canarias. «Se está exigiendo esa revisión a las empresas canarias sin que tengan posibilidad de realizarla, con la consecuencia de paralización del vehículo en caso contrario», se apunta de las FET. Las empresas se están viendo obligadas a viajar a la península a hacer esta inspección con el consiguiente gasto.

En este sentido se solicita la aplicación de una moratoria para las empresas de transporte frigorífico de Canarias hasta tanto no se implante una instalación de control en nuestro territorio.

Prórroga de la ayuda de 20 céntimos al combustible

En cuanto a los precios del combustible, desde la FET se recuerda que la bonificación estatal de 20 céntimos por litro de combustible y la bonificación fiscal del 99% del impuesto sobre carburantes del Gobierno de Canarias vencen el 31 de diciembre sin que hasta el momento se tengan noticias sobre su posible prórroga. Las empresas de transporte reclaman esa prórroga y que se haga el anuncio lo antes posible puesto que se están cerrando contratos para 2023 con esa importante incertidumbre económica.

En la asamblea se puso de manifiestos las dificultades que hay para encontrar conductores. Según se indica, los costes económicos, que pueden ascender a 3.000 euros, y la inversión en tiempo requeridos para que una persona obtenga las autorizaciones necesarias para ser conductor profesional están provocando que muchos desistan de la formación, con lo que no hay mano de obra.

En este sentido, desde la FET se solicita la implantación de un sistema de bonificación para la obtención del permiso de conducción y el CAP acompañado de un plan de formación dual con prácticas en empresas.

Controles que hacen sentirse como «delincuentes»

Los controles «excesivos» de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado sobre los transportistas canarios es otra de las grandes quejas. Según apuntan estas fuentes, los distintos cuerpos de seguridad establecen campañas de control de manera unilateral y sin coordinación que provocan el establecimiento de controles de hasta tres cuerpos distintos en un mismo lugar al mismo tiempo, sobre todo en los puertos y polígonos industriales. Esto provoca una ralentización innecesaria de los vehículos de transporte mientras otras zonas geográficas permanecen sin control. «Además, nos hacen sentirnos como delincuentes», indican fuentes de Asemtra.

Actualmente los cabildos insulares tienen una recaudación por vía sancionadora en el sector del transporte de unos 5 millones de euros anuales. En este sentido, se solicita que los planes de inspección deban estar coordinados, así como la reducción de la cuantía económica de las sanciones en Canarias donde la productividad es menor pero el importe de las multas es igual que en el resto del país.

Finalmente, sobresale otra vieja reivindicación y son las largas esperas en las terminales del puerto, por los retrasos que se dan en la operativa de recepción y entrega de contenedores. Con este problema, los camioneros ven reducida la productividad de sus vehículos. «Se solicita la intervención de la Administración en un plan de control de la operativa portuaria de recepción y entrega de mercancías», indican desde la FET.