B. Castillo

Los transportistas amenazan con reactivar los paros en julio por los carburantes

La plataforma que movilizó a miles de camioneros el pasado marzo volverá a convocar una huelga indefinida si la ley que prohíbe la contratación a pérdidas en el transporte no se cumple

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

Los carburantes están en máximos históricos y los transportistas están sufriendo las consecuencias. La gasolina marca hoy un nuevo récord al alcanzar los 2,14 euros el litro, mientras que el diésel ha llegado a los 2,05 euros, por lo que la subvención del Gobierno de 20 céntimos por litro ha quedado diluida, sobre todo para este sector que se movilizó en el mes de marzo llegando a paralizar la distribución alimentaria en determinadas zonas del país.

Por ello, el presidente de la Plataforma en Defensa del Transporte y líder de los paros de hace tres meses, Manuel Hernández, asegura que si la administración no remedia esta situación se verán obligados a «reactivar la huelga que se suspendió el 2 de abril». En declaraciones a este periódico, Hernández explica que si el 30 de junio las promesas del Gobierno no se cumplen -entre las que destaca la ley que prohíbe la contratación a pérdidas de los servicios de transporte-, la Plataforma volverá al «paro indefinido» en el mes de julio.

Así, el alto precio de los carburantes «acentúa las pérdidas» del sector, por lo que el presidente de la Plataforma pide que se cumpla la ley que garantiza que los precios del transporte cubran los de explotación porque, de no ser así, «vamos a la ruina».

La huelga de los transportistas comenzó con paros aislados y terminó paralizando gran parte del país. Duró algo más de tres semanas pero fue perdiendo fuerza una vez que el Ministerio de Transportes alcanzó un acuerdo -tras varios días de negociación- con la patronal del sector, el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC). Este pacto incluía una bonificación de 20 céntimos por litro de combustible y ayudas directas por 450 millones de euros.

Fue una de las peores huelgas que se recuerdan en el sector. Solo en Andalucía, se perdieron casi 1.000 millones de euros, según cálculos de la Junta. En el Puerto de Bilbao, donde los paros causaron más problemas en el transporte de mercancías, las empresas de contenedores pidieron a los autónomos que volvieran al trabajo una vez que se cedio a sus exigencias, como las ayudas directas a los transportistas de 1.250 euros por camión para compensar los sobrecostes energéticos.

La frase más repetida por el presidente de la Plataforma esos días fue que a los camioneros les costaba menos dinero estar parados que salir a trabajar.