Borrar
Los presidentes de CEPYME y CEOE, Gerardo Cueva, Antonio Garamendi y Gerardo Cuerva, y los secretarios generales de CCOO y UGT y CCOO, Unai Sordo y Pepe Álvarez. EP | Vídeo: Atlas

Sindicatos y empresarios firman la mayor subida de salarios en décadas

La patronal pide al Gobierno que no intervenga en las relaciones laborales con regulaciones unilaterales mientras UGT y CC OO se emplazan a «desatascar» los casi 1.400 convenios caducados

Miércoles, 10 de mayo 2023, 12:05

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Tras más de un año de duras negociaciones, sindicatos y patronal por fin pusieron el broche de oro al V Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) que supondrá la mayor subida de salarios de los trabajadores españoles de las últimas décadas. Ahora tienen por delante otra labor también complicada: la de desatascar los casi 1.400 convenios que están pendientes de actualización, algunos incluso caducados desde hace años.

Pero este miércoles era un día para la celebración. Visiblemente orgullosos y con un prolongado aplauso, los secretarios generales de CC OO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, y los presidentes de CEOE y Cepyme, Antonio Garamendi y Gerardo Cuerva, respectivamente, firmaron el pacto alcanzado por sorpresa el pasado viernes y que recomienda subidas salariales del 4% en 2023 y del 3% tanto para 2024 como para 2025, con una cláusula de revisión salarial que, en caso de desviación de la inflación, podría implicar incrementos adicionales de hasta el 1% para cada uno de esos años, que se aplicarían al inicio del siguiente ejercicio y no de forma retroactiva.

El acto se celebró en el Círculo de Bellas Artes, un lugar neutral, y, a diferencia del último acuerdo, sin la presencia de ningún miembro del Gobierno. La patronal impuso esta condición porque no quería que se apropiara –menos ante el inicio de la campaña electoral- de un logro que –tal y como recalcaron- solo les corresponde a ellos.

«Aquí no hay un veto de nadie ni contra nadie», recalcó Garamendi. Pero sí precisó que «queremos poner en valor el diálogo social bipartito, sin adanismos, ya que llevamos 45 años haciendo pactos que son buenos para el país». El Gobierno, aunque ausente físicamente, sí estuvo muy presente en este acto, ya que la patronal aprovechó para lanzarle varios mensajes. En primer lugar, que deje de intervenir en las regulaciones laborales que afectan a empresas y trabajadores. «Reivindico el diálogo bipartito. Cualquier cuestión que afecta a las relaciones laborales tiene que tratarse previamente en la mesa del diálogo social», reclamó el secretario general de Cepyme. En esta misma línea, Garamendi arremetió contra el observatorio anunciado por el Gobierno para controlar los beneficios de las empresas. «No compartimos todo lo que sea intervención si está para que el Gobierno nos diga qué hacer», denunció.

Y, en segundo lugar, los empresarios pidieron al Ejecutivo que siga su ejemplo y apueste por dar certidumbre al país. «Este acuerdo genera certidumbre, que es el primer paso para lo que buscamos: estabilidad. Ojalá se haga también en la política», deseó Cuerva.

«No renunciamos a subidas en 2022»

El mayor deseo de los sindicatos es que este «importante y ambicioso acuerdo», que «va a permitir no solo mantener sino mejorar el poder adquisitivo, permita «acelerar» la negociación de los cerca de 1.400 convenios atascados, algunos caducados desde hace cinco o diez años, según denunció Álvarez. «Este acuerdo pone esperanza de que eso lo podemos solventar en poco tiempo», remarcó, ya que dejó claro que aunque no sea de obligado cumplimiento, «no quiere decir que no se tenga que aplicar».

Sordo, por su parte, incidió en que, aunque el año 2022 se deja finalmente fuera –por exigencia expresa de la CEOE-, «no renuncian a subidas» de forma retroactiva para el año pasado y anteriores ejercicios. «Ahora toca negociar los convenios donde se puede incluir el 2022 y este acuerdo oxigena notablemente esas negociaciones», aseguró el líder de CC OO.

Los sindicatos pusieron en valor la importancia de haber logrado incluir una cláusula de revisión con la inflación –algo que era una línea roja para la patronal-, aunque finalmente se haya quedado en una subida adicional máxima del 1% anual, que puede elevar los salarios de aquí a 2025 más de un 13,5% si llegara a tener que aplicarse en este trienio.

Además, plegaron velas con la patronal y descartaron ya vincular salarios con márgenes. En este sentido, se posicionaron por que si finalmente se crea un observatorio para controlar los beneficios de las empresas, que sea solo como «un proceso de transparencia», pero quede al margen de los salarios.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios