Un camarero sirve un café en una terraza. / ep

La pandemia amplía en un 7% la desigualdad salarial de los españoles

Los técnicos de Hacienda (Gestha) indican que la brecha habría sido mayor de no ser por los ERTE o las recientes subidas del SMI

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

La crisis del coronavirus ha dejado heridas económicas de las que el país aún no se ha recuperado del todo. También lo ha hecho en términos salariales. No todos los trabajadores han navegado igual por las olas de la pandemia. Y turismo y ocio, entre los sectores más golpeados de la crisis, copan el bloque de menores salarios y más temporalidad.

En este entorno, y según cálculos realizados para este medio por el sindicato de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), la desigualdad salarial de los españoles se incrementó un 7% en 2020, el primer año de la pandemia de la covid-19.

Los técnicos han calculado los datos a partir de las estimaciones salariales de la AEAT por año completo, excluyendo a los trabajadores con jornada parcial y a los que ingresan más de 720.000 euros. Y de ellos se concluye que el índice Gini (una de las medidas más utilizadas para expresar la desigualdad de ingresos entre los ciudadanos de un territorio) se situó en 2020 en 27,92 puntos, lo que implica un notable salto desde los 26,10 puntos de 2019.

En aquel ejercicio, precisamente, el Gobierno elevó un 22% el salario mínimo hasta los 900 euros. «Indudablemente el aumento del SMI en 2019 y 2020 disminuyó la desigualdad salarial, si bien no se puede desglosar cuantitativamente el impacto sobre el efecto total en el año de la pandemia», indican los expertos.

Estos técnicos recuerdan, además, que cuando mayor es el índice de Gini, mayor es la desigualdad de los ingresos en la población. Es decir, unos pocos cobran más que el resto.

Red de seguridad

La brecha de ingresos entre los ciudadanos españoles se habría ampliado aún más de no ser por la red de seguridad tejida para frenar el impacto de la pandemia. Es el caso de los ERTE que, según detallan desde Gestha, se concentraron en las 2.890.481 personas con jornadas parciales o contratos con duración inferior al año y con sueldos más bajos (el 42,7% del total de trabajadores), «principalmente entre los 1.210.432 afectados por un ERTE que ingresaron entre 6.650 y 13.300 euros anuales».

Una cifra que representa el 35% de ese tramo salarial. Inmediatamente después se sitúan los 877.298 afectados por ERTE que ingresaron hasta 6.650 euros anuales, que representan el 19,8% de ese tramo, y los 802.751 afectados por la medida que ingresaron entre 13.300 y 19.950 euros anuales, que representan el 35% de esa franja.