Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este sábado 13 de julio
Personas haciendo cola a las puertas de una oficina de empleo. Archivo

España crea 89.000 empleos en el mejor febrero desde 2015

El mercado laboral levanta el pie del freno y vuelve a superar holgadamente la barrera de los 20,1 millones de afiliados, aunque se suman 2.600 parados más

Jueves, 2 de marzo 2023, 13:26

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El mercado laboral levanta el pie del freno y, tras el bache de enero, vuelve a sorprender con buenos datos en febrero, mucho mejores de lo esperado, que no se veían desde hacía ocho años y que suponen un cambio en la tendencia a la ralentización que se venía advirtiendo de forma más acusada en el final de 2022 e inicio del nuevo año.

Después de nueve meses consecutivos de caídas del ritmo interanual de creación de empleo, febrero recupera el brío, aunque mínimamente, y suma casi 89.000 nuevos afiliados, el mayor repunte en el segundo mes del año desde 2015 y muy por encima de los 69.000 más que se registraron un año atrás, en plena recuperación de la pandemia, según los datos publicados este jueves por el Ministerio de Seguridad Social.

Cuando ya los expertos y organismos hablaban de forma generalizada de un notable enfriamiento del mercado de trabajo, que había mostrado hasta el verano una resiliencia inusitada pese a la guerra de Ucrania y la crisis de los precios, el ritmo de creación de empleo acelera una décima hasta situarse en el 2,43%, aunque sigue siendo la mitad de esa tasa del 5% que se daba en abril, cuando empezó a caer mes a mes hasta ahora. El sistema vuelve a superar holgadamente la barrera de los 20,1 millones de afiliados e incluso sobrepasa por primera vez los 2,3 millones en términos desestacionalizados.

Más paro que el registrado

Sin embargo, el paro se ha comportado peor de lo esperado pese a que el repunte que ha experimentado, de apenas 2.618 personas, es pequeño y muy inferior a la media que había hasta ahora (no al año pasado, cuando se redujo en más de 11.000 personas). Así, el número total de desempleados se mantiene prácticamente estable en los 2,9 millones. Pero aquí no están todos los que son, puesto que en esta lista no se contabilizan los centenares de miles de trabajadores que han pasado a tener un contrato fijo discontinuo a raíz de la reforma laboral (antes eran temporales que se iban al paro) y que están sin actividad, lo que elevaría significativamente esta cifra.

De hecho, la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) estima que desde abril el paro efectivo (el número real de personas que no trabajan y en muchos casos cobran una prestación) ha crecido en cerca de 300.000 personas, tres veces más que el registrado, y supera los 3,5 millones, con lo que hay un desfase de más de 650.000 personas entre ambas estadísticas.

Por eso tanto Fedea como Randstad Research advierten que el paro registrado ha ido perdiendo poder explicativo y ya no es un buen indicador para medir el estado de salud del mercado laboral: cuántas personas quieren trabajar y no pueden hacerlo hasta que el Ministerio de Trabajo no encuentre la fórmula para contabilizar esos fijos discontinuos que están sin actividad.

Pero esta nueva estadística se va a hacer esperar varios meses, presumiblemente no se conocerá antes de las elecciones de mayo. Así lo reconoció este jueves en rueda de prensa el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, quien se escudó en que, pese a que el SEPE y los equipos técnicos están desplegando «el mayor esfuerzo posible para que se haga cuanto antes, admitió que «no estamos aún en disposición de hacerlo» porque esto «requiere tiempo».

Pérdida de autónomos

Otro dato que puede ensombrecer el acelerón en la afiliación es la destrucción de tejido empresarial, que se traduce en el cierre de 10.000 empresas y una pérdida de 17.300 autónomos desde principios de año, de los cuales 7.500 eran comercios que han bajado la persiana.

Frente al fuerte desplome del comercio, la sanidad y la agricultura en febrero, tres han sido los sectores que han liderado la creación de empleo. En primer lugar, la educación, que sumó 26.800 trabajadores, seguido de cerca por la hostelería, que generó 25.000 puestos, y la construcción, que también creció de forma significativa, con 22.000 nuevos cotizantes. Cabe destacar, asimismo, los 12.000 nuevos empleos que se han creado en la industria manufacturera, así como otros 13.000 en la administración pública.

La cara amable también se da en la contratación: nuevo récord de la temporalidad en febrero, que se reduce hasta un mínimo histórico del 14%, menos de la mitad de ese 30% que registraba hace poco más de un año, antes de la entrada en vigor de la reforma laboral.

Además, hay 2,5 millones de afiliados más con contrato indefinido que en diciembre de 2021, el último mes antes de la entrada en vigor de la reforma, lo que eleva su número hasta los 13,5 millones.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios