Un repartidor de Glovo. / efe

Una decena de países liderados por España bloquea la 'ley rider' europea por rebajar derechos

Pese a la «complejidad» del asunto, el resto de socios comunitarios y el comisario europeo de Empleo son optimistas y ven posible un acuerdo «en los próximos meses»

E. P.

España lidera el bloque de diez países que este jueves bloqueó en Bruselas el acuerdo sobre una 'ley Rider' armonizada en la UE, por considerar que el marco común para los trabajadores de plataformas de reparto a domicilio -como Glovo, Deliveroo y Uber Eats, entre otras- que recogía la última propuesta de la Comisión Europea suponía una reducción de los derechos laborales. Junto a España, han rechazado la propuesta Alemania, Bélgica, Eslovenia, Grecia, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Portugal y Rumanía.

Dicha negativa -según precisaron fuentes diplomáticas belgas- «no va a cambiar», lo que hará «difícil alcanzar un acuerdo», ya que consideran que el texto no es suficientemente ambicioso ni protector. Se trata de una posición «firme» que defendió durante la reunión de ministros de Trabajo de los Veintisiete la vicepresidenta segunda y titular del ramo, Yolanda Díaz, a la hora de exigir que el elemento central de la directiva sea la correcta clasificación de las personas que trabajan en las plataformas.

«Queremos una presunción de laboralidad fuerte, clara, sin derogaciones, sin excepciones», insistió la ministra. En este sentido apuntó que la primera propuesta realizada por la Comisión sí lo reflejaba, basándose en la conocida como 'ley Rider' española. Sin embargo, criticó que ahora se haya «devaluado» en el nuevo texto presentado por la presidencia checa del Consejo.

No obstante, Díaz se ofreció a trabajar con las autoridades suecas, que en el próximo mes de enero asumirán la presidencia rotativa de la UE, a fin de configurar una directiva «que suponga un verdadero avance hacia la Europa social que pide la ciudadanía europea».

Mayoría cualificada

Hasta en tres ocasiones debatieron este jueves sobre sus posiciones los ministros de Trabajo, Empleo y Asuntos Sociales de la UE antes de proceder a votar un texto que se modificó con enmiendas tras el almuerzo. Pese a ello, fue finalmente rechazado al no alcanzar la mayoría cualificada necesaria para salir adelante.

En todo caso, frente a la firme oposición la minoría de bloqueo, el ministro de Trabajo de República Checa, que ostenta la presidencia de turno del Consejo, Marian Jurecka, sí cree que el acuerdo está «muy cerca». Según su versión de lo ocurrido, «hoy (jueves) ha faltado muy poco», por lo que se mostró «optimista» por «las personas que necesitan esta regulación».

Asimismo, valoró la «paciencia y esfuerzos» de sus colegas comunitarios y lamentó que «a pesar de los esfuerzos» no hayan conseguido llegar a un acuerdo de mayoría cualificada en el expediente de trabajadores de plataformas.

En la misma línea el comisario europeo de Empleo y Asuntos Sociales, Nicolas Schmit, reconoció que se trata de un tema «muy complejo». Aún así, apuntó »progresos importantes« que, a su juicio, pueden permitir llegar al acuerdo »en los próximos meses«.