Pedro Sánchez conversa con Yolanda Díaz. / EFE

El cartel de 'Prohibido despedir' colgará de nuevo del 1 de abril al 30 de junio

El Gobierno impide a las empresas realizar un despido por causas objetivas y exigirá que aquellas que se acojan a un ERTE mantengan durante los próximos seis meses a toda su plantilla

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

El cartel de 'Prohibido despedir' vuelve a colgarse en España este 1 de abril y se mantendrá, como mínimo, hasta el 30 de junio. El plan para aliviar los efectos de la guerra que este martes aprobará el Gobierno recuperará esta limitación expresa a que las empresas puedan realizar un despido objetivo motivado por causas relacionadas con la guerra de Ucrania, en línea a lo que se aplicó durante la pandemia y que estuvo vigente hasta el pasado 28 de febrero. Apenas un mes de tregua.

Se trata, en definitiva, de un endurecimiento de las condiciones para rescindir un contrato e implicará que de facto el coste por echar a un trabajador se eleve. Porque la indemnización por despido objetivo se sitúa en 20 días por año trabajado, mientras que el coste por un despido improcedente, que será el único que puedan utilizar las compañías en los próximos tres meses, se eleva hasta los 33 días.

Esta medida para proteger a los trabajadores, que la CEOE rechazó ir en «contra la libertad de empresa», se suma a la 'clausula de mantenimiento del empleo' que, al igual que ocurrió durante toda la pandemia, está vigente para las empresas que se acojan a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Significa esto que aquellas que opten por aplicar uno de los nuevos mecanismos que se recogen en la reforma laboral tendrán que mantener durante seis meses el empleo de toda su plantilla o, de lo contrario, habrán de devolver todas las ayudas aportadas por el Estado en forma de exoneración en las cotizaciones sociales. Y no solo la de los trabajadores despedidos, sino la de todos los empleados de la empresa.

Advertencia del Gobierno

El Gobierno quiso lanzar un «mandato claro» a este respecto. «No tenemos que despedir a nadie, hay que ir a un ERTE y, en caso de que se haga mal uso del mismo, las empresas que acudan tendrán que devolver las ayudas públicas recibidas y, por supuesto, no podrán despedir a las personas trabajadoras que acudan a este mecanismo», advirtió este lunes la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, en declaraciones a los medios.

Tanto el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, como la ministra de Trabajo instaron a las empresas que se encuentren en dificultades a recurrir a un ERTE y mantener el empleo. Sin embargo, el Ejecutivo por el momento no activará los nuevos mecanismos Red en su modalidad cíclica o sectorial para una situación de crisis económica o sectorial generalizada, que son los que cuentan con mayores exoneraciones. Tan solo aprobará este martes el anunciado ERTE sectorial para las agencias de viaje, por lo que el resto de empresas que quieran acogerse a un expediente tendrán que recurrir a uno por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción (ETOP), que cuentan con una rebaja en las cuotas de los trabajadores afectados del 20%, frente al 40% de los sectoriales o el 60% de la modalidad cíclica.

No obstante, desde el Ministerio de Trabajo se mostraron abiertos a habilitar nuevos ERTE sectoriales o incluso cíclicos en las próximas semanas, en función de cómo evolucione esta crisis. Para ello, estarán pendientes del impacto de esta crisis en los diferentes sectores y analizarán cuáles puede haber más afectados.