Borrar
Funcionarios e la Agencia Tributaria. Archivo
La Administración ha perdido casi un 20% de su empleo en la última década

La Administración ha perdido casi un 20% de su empleo en la última década

Solo se han incorporado 621 funcionarios en los dos últimos años pese a haberse convocado más de 27.500 plazas públicas, segun denuncia UGT

Lunes, 5 de octubre 2020, 13:25

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La recuperación económica que se venía registrando hasta que estalló la actual pandemia no se había notado aún en el empleo de la Administración General del Estado (AGE). En la última década se ha destruido casi uno de cada cinco empleos públicos, pese a que de 2014 a 2019 se ha vivido un periodo de bonanza económica, según un informe publicado este lunes por la Federación de Servicios Públicos de UGT.

Concretamente, la Administración tiene 43.477 trabajadores menos que en 2010 y en la actualidad ni siquiera alcanza los 180.000 efectivos en plantilla, muy lejos de los cerca de 223.500 que tenía a inicios de 2010. Supone así un recorte del 18%. Se trata de los empleados públicos (en su mayor parte funcionarios, pero también personal laboral y otro personal) que desempeñan sus funciones en los distintos ministerios, organismos autónomos y áreas vinculadas, en las agencias estatales y en las instituciones sanitarias de la Seguridad Social y Defensa. Si se les suman las personas que trabajan para las comunidades autónomas (donde se incluyen aquí sanitarios y profesores), diputaciones y ayuntamientos, se superan los 2,5 millones de empleados públicos.

Uno de los mayores recortes de plantilla, superior a la media, se ha producido precisamente en la Seguridad Social, organismo encargado de tareas tan importantes como el pago de las nóminas de nueve millones de pensionistas y sobre el que recae ahora la gestión del nuevo ingreso mínimo vital (IMV). Así, pese a tener una mayor carga de trabajo, el número de efectivos se ha reducido más de un 21%, al pasar de tener cerca de 30.500 trabajadores en 2010 a poco más de 23.900. Es decir, que ha perdido 6.553 empleos en los últimos diez años y en la actualidad está a la espera de que se incorporen 1.050 interinos para hacer frente a la situación de colapso, en su mayor parte motivada por la avalancha de solicitudes de la renta mínima.

«La destrucción de empleo ha ido evolucionando hasta dejar uno de los sistemas que sirvieron como ejemplo de eficiencia en una queja continua de los ciudadanos por su progresiva decadencia en la atención que demandan», denunció UGT, que también lamentó el «colapso» que se está dado en otros organismos considerados servicios esenciales, como el FOGASA y el SEPE, encargado de tramitar los más de 5,2 millones de prestaciones de desempleo que llegó a haber el pasado mes de mayo con una plantilla también bajo mínimos.

A su vez cabe destacar la disminución drástica de un 25% en los efectivos de los ministerios y organismos autónomos y de casi el 10% en la Agencia Estatal de la Administración Tributaria, que gestiona el sistema tributario y aduanero estatal.

Administración envejecida

UGT culpa de esta destrucción masiva de empleo en la Administración a que en el primer quinquenio de la década no hubo ofertas de empleo público debido a la crisis económica. Aunque desde 2016 se han retomado y se han incrementado a niveles récord en los dos últimos años, la incorporación de estos funcionarios se ha ralentizado. Hasta tal extremo, que pese a que entre 2018 y 2019 se han ofertado 27.530 plazas de empleo público, solo se han incorporado a sus puestos 621 personas de la convocatoria de 2018 y aún ninguna de la de 2019. En concreto, de las 11.166 plazas ofertadas en la AGE para 2018, se encuentran en proceso 10.440 y solo han finalizado el procedimiento 621. Respecto a las de 2019, del total de 16.364 plazas ofertadas, no se ha terminado ningún procedimiento y solo 5.209 están en proceso.

Esta falta de renovación de los puestos ha provocado un envejecimiento en la plantilla. De hecho, dos de cada tres trabajadores del Estado tienen más de 50 años. Incluso la edad media de los funcionarios de la Seguridad Social se sitúa en los 58 años, por lo que están a las puertas de la jubilación.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios