Representantes de cuatro de las grandes empresas familiares contaron su experiencia. El profesor Manuel Bermejo ejerció de moderador. / COBER

Solo el 17% de las empresas familiares isleñas tienen prevista su transición generacional

Canarias es una de las regiones con más presencia de mujeres en los órganos de gobierno y gestión de estos negocios, con un 30%

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

Solo el 17% de las empresas familiares de Canarias tienen previstas procesos de transición generacional a largo plazo, algo que resulta clave para garantizar la continuidad de estas sociedades que se caracterizan por dos rasgos fundamentales: una familia tiene el control accionarial del negocio y uno de sus objetivos es la continuidad generacional.

Así lo indicó ayer el profesor de la firma especializada en asesoramiento de familias empresarias, The Family Advisory Board (TFAB), Manuel Bermejo, durante la celebración del I Congreso Regional de Empresas Familiares organizado por la Asociación Empresa Familiar de Canarias (EFCA), celebrado en el Auditorio Alfredo Kraus y en el que se pusieron de manifiesto la complejidad en la gestión de estos negocios y su capacidad para sobrevivir a los entornos complicados de crisis yuxtapuestas e incertidumbre. En el congreso también se puso de manifiesto que Canarias es una de las regiones con mayor presencia de mujeres en los órganos de gobierno y gestión de estas empresas, con el 30%.

Ana Suárez (Germán Suárez Investments)

«Una de las formas de crecer es compartir lso negocios con otros compañeros de viaje»

Bermejo destacó la necesidad de tener bien planificados los procesos de sucesión en una empresa y hacerlo «con cabeza» para evitar situaciones como la de tener dos hijos y dejarles a cada uno el 50% de la propiedad. «Eso es una bomba de relojería», indicó el presidente de TFAB, quien abogó durante su intervención por buscar un equilibrio en el seno de las familias empresarias entre las distintas generaciones.

Como apuntó, los negocios familiares con éxito a largo plazo «se parecen mucho a los grandes ríos, que tienen muchos afluentes y todos aportan agua». Para Bermejo, la empresa familiar grande lo es porque cada generación aporta valor real. «Una familia empresaria es un ecosistema muy complejo y debe haber equilibrio», indicó Bermejo, que reconoció la dificultad de manejar con éxito una familia y un negocio. «Eso es un arte», apuntó.

Juan Miguel Sanjuán (Satocan)

«Estamos con muchos socios. Creemos que el empuje de muchos es mayor que empujar solos»

Para este experto asesor de grandes empresas familiares, las nuevas generaciones, las más jóvenes pueden aportar mucho conocimiento sobre el mundo digital y todo lo que tiene que ver con las nuevas tecnologías y las redes mientras que los más mayores tienen la experiencia y el saber hacer. «Los negocios familiares que más crecen son aquellos en los que hay buenas relaciones entre las generaciones», manifestó. En opinión de este experto, los aspectos filantrópicos atraen mucho a los jóvenes y puede ser una forma de atraerlos hacia la empresa y «cohesionar familia» y negocio. «No son tiempos de llaneros solitarios», dijo.

A continuación Bermejo destacó la necesidad «para crecer» de contar con buenos equipos. En este sentido, detalló las cuatro cualidades que, en su opinión, ha de tener la persona que ejerza de «líder» de una empresa familiar: ser participativo, transformador, con propósito y público, en el sentido de que debe saber comunicar dentro y fuera de la empresa. En este punto, destacó como un pilar fundamental de la familia empresaria tener reputación. «Hay que hacer bien las cosas pero además debe saberse. Si hay reputación se puede atraer talento, socios, capital...», indicó.

Juan José Hernández (Hospiten)

«Salir fuera ha sido muy duro. Hoy el negocio fuera supera al de de España pero nadie te está esperando en ningún lugar del mundo»

La capacidad de adaptarse a los tiempos de las familias empresarias de Canarias se puso de manifiesto durante la celebración de un panel en el que participaron cuatro de las grandes empresas familiares de Canarias: Juan Miguel Sanjuán (Satocan); Juan José Hernández (Hospiten); Ana Suárez (Germán Suárez Investments) y Francisco Javier Zamorano (CIO). Los cuatro expusieron su recorrido en los últimos cuatro años y destacaron la necesidad de apoyarse en otros socios para seguir creciendo. «El empuje de muchos es mayor que si empujamos solos», indicó Sanjuán mientras que Suárez destacó que «una de las formas de crecer es compartir los negocios con otros compañeros de viaje».

Francisco Javier Zamorano (CIO)

«No son tiempos para estar solos, hay que buscar la buena compañía para los negocios»

El profesor del IESE, Juan José Toribio, y el responsable de Análisis Económico de BBVA Research, Rafael Domenech, fueron junto con el exministro Jerónimo Saavedra, los responsables de inaugurar la jornada en un panel moderado por Manuel Valle, presidente de EFCA.