Turistas con sus maletas en Bilbao. / M. Salguero

La Semana Santa llegará ya al 90% del nivel turístico prepandemia

Exceltur calcula que el PIB turístico supere este año los 141.000 millones de euros, un 57% más que el pasado, pese a la guerra y la pandemia

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

Esta será la primera Semana Santa desde 2019 en la que los turistas viajen sin restricciones por España. Las mascarillas serán el único elemento que recuerden a la pandemia, y en cuanto acaben estas fechas también se retirará. Y las ganas de viajar son evidentes: las expectativas de ventas del sector turístico son del 90% respecto a las cifras precovid, un nivel que incluso superarán algunas empresas y destinos por la «tendencia a las ventas de último minuto».

De hecho, algunas zonas del país, sobre todo destinos de interior de demanda mayoritariamente nacional, ya están por encima de los niveles anteriores a la pandemia. Es el caso de Extremadura (+3,8%), Navarra (+2,5%), Aragón (+2,3%), Castilla-La Mancha (+2%), Cantabria (+2%) y Canarias (+0,6%), según los datos presentados este jueves por la Alianza para la Excelencia Turística (Exceltur).

La actual coyuntura, que además de la pandemia tiene en cuenta la incertidumbre por la guerra en Ucrania, ha supuesto que las reservas se hayan ralentizado un 7%, sobre todo en los turistas internacionales, pero los empresarios confían en que el segundo trimestre en su conjunto sea favorable, cerrándolo con un descenso de solo el 15% de los ingresos respecto a los niveles de 2019. Este dato confirma la tendencia positiva después de haber cerrado el primero un 23,7% por debajo.

Por ello, la patronal turística revisa al alza el escenario para este año. Según sus cálculos, el PIB turístico para el conjunto de 2022 podría alcanzar los 141.681 millones de euros, 6.200 millones más de lo previsto en sus estimaciones de hace tres meses. Así, el PIB del turismo se quedará a cierre de año un 8,5% por debajo de los niveles prepandemia, 13.000 millones menos.

Subida de precios

La encuesta realizada por Exceltur a los empresarios muestra que la principal preocupación del sector es la escalada de precios y el impacto que esto tendrá en los márgenes empresariales. «El ritmo más intenso de actividad turística no se traducirá directamente en mejores expectativas económicas para el sector por los altos costes», lamentó José Luis Zoreda durante la presentación, vicepresidente ejecutivo de Exceltur. Por ello, solicitó al Gobierno un PERTE específico para el turismo, como se ha hecho con muchos otros sectores afectados por estos dos años de pandemia.

Y es que los empresarios del sector asumirán las subidas de costes, lo que reducirá los márgenes. Habrá subida de precios, pero sin que lleguen a los niveles prepandemia. Así, el director de estudios de la organización, Óscar Perelli, señaló que los precios del alojamiento hotelero están un 12% por encima de hace un año, pero aún es un 3% inferior a 2019. En su opinión, la capacidad de poder subir los precios varía mucho por establecimientos y por destinos.

Faltan empleados

Aunque será la demanda nacional la que más tire de la recuperación del turismo, la extranjera también está mejorando. Terminó marzo un 22% por debajo del nivel prepandemia, pero los empresarios esperan que en junio recorte distancias y la diferencia sea del 18%. Desde Exceltur reconocen que los mercados francés,británico, holandés y nórdicos están funcionando muy bien, pero que el alemán se está resistiendo. Además, también han caído las reservas de los turistas de Estados Unidos porque asocian la guerra de Ucrania a todo el continente europeo.

En cuanto al empleo turístico, ha mejorado «notablemente» hasta situarse en marzo solo un 3,5% por debajo del mismo mes de 2019 por la constante recuperación de la actividad. Eso sí, desde Exceltur aseguran que hay gran dificultad para encontrar trabajadores formados y cubrir los puestos que se necesita ir cubriendo con la mayor demanda porque muchos cambiaron de sector en la pandemia.