El sector prevé que esta temporada de invierno sea «buena» en Canarias aunque no se llegarán a alcanzar las cifras de 2019. / C7

El sector turístico, preocupado por el posible recrudecimiento de la guerra de Ucrania

Los empresarios y la consejera temen que la movilización militar anunciada por Putin «demore» la reserva de vacaciones para este invierno «a la espera de ver qué pasa»

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

El sector turístico de Canarias afronta con muy buenas expectativas la temporada de invierno que arrancará el próximo noviembre.

La buena marcha del verano unido a que las reservas están evolucionando en positivo y la elevada conectividad aérea prevista para el invierno (un 31% superior a la de 2019), invita al sector a ser optimista dentro de la cautela debido a la coyuntura actual, de guerra, inflación, tipos de interés al alza y déficit de gas en Europa este invierno.

AL DETALLE

  • Invierno El sector confía en que esta temporada sea «buena» aunque no creen que se lleguen a alcanzar las cifras de 2019 por la actual coyuntura.

  • Guerra Se teme que haya un recrudecimiento de la guerra tras la movilización de más tropas rusas y que se reduzcan las reservas turísticas

  • Conectividad Las plazas aéreas previstas para el invierno son un 31% más que en 2019 pero, como advierte la consejera Castilla, todo puede variar.

En este sentido, los últimos movimientos del presidente de Rusia, Vladimir Putin, de llamar a 300.000 reservistas para la guerra preocupan. «Estamos preocupados aunque no podemos valorar qué nuevas consecuencias tendrá el anuncio y las amenazas de Putin pero ya solo por el hecho de hacerlo ha generado temores e incertidumbre en los europeos, sobre todo en los países cercanos al conflicto», indica la consejera de Turismo, Yaiza Castilla, que cree que el anuncio va a demorar en «muchos casos» la reserva de vacaciones «a la espera de ver qué pasa».

El presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo (FEHT) de Las Palmas, José María Mañaricua, asegura que este invierno «será bueno» en Canarias aunque, en su opinión, las cifras no alcanzarán los niveles precovid debido a la actual coyuntura y teniendo en cuenta que en lo que llevamos de año el turismo extranjero sigue un 14% por debajo de 2019.

En este contexto, Mañaricua teme que el recrudecimiento de la guerra de Ucrania una recesión en Europa mayor de la prevista para los próximos meses y recorte la renta de las familias y por tanto, su disposición a viajar. «Si la guerra se mantiene en el tiempo, los costes energéticos estarán altos durante más tiempo y afectará a las rentas de las familias y por tanto, a la capacidad de viaje. Eso seguro», apunta Mañaricua.

Según explica, el turismo que llega a Canarias en invierno es de edad media alta, los llamado senior, y van a estar afectados por la guerra y por los mayores precios, con lo que este invierno no se alcanzarán las cifras de 2019. «Los alemanes están un 20% por debajo de 2019, los suecos un 54% y los noruegos un 45%. Este año no vamos a tener los mismos turistas que antes de la pandemia y si la guerra va a peor las cifras serán aun menores», indica.

Mañaricua indica que si Rusia corta el gas se está barajando que las empresas alemanes tengan que parar parte de la producción este invierno, lo que obligará al Gobierno alemán a pagar parte de los sueldos.

«Siempre hemos dicho cuando nos pregunta por las previsiones a corto o medio plazo que debemos tener muy presente las consecuencias de este conflicto ya que aunque las plazas aéreas previstas es elevada, esto puede variar o que esos aviones vengan sin la ocupación deseada», indica la consejera de Turismo, Yaiza Castilla.

La conectividad aérea para la temporada de invierno es un 31% superior a 2019, según los datos que maneja la Consejería de Turismo. Se prevén 7,1 millones de plazas con el invierno, lo que supone 1,7 más que en 2019. Con Alemania el aumento es de un 31,7%, en 423.364 asientos.

«Desde Turismo seguimos trabajando para aprovechar cualquier ventana de oportunidad que se nos abra para atraer turistas haciendo valer nuestra posición geográfica alejada del conflicto», indica la consejera.