Ricardo Martí Fluxá, presidente de Tedae. / Javier Markez

«El sector aeronáutico ya no será igual por el teletrabajo y la competencia del tren»

Aboga por adaptarse a la reducción del mercado y confía en que el 'aerofondo' y el plan de choque refuercen el sector de la industria

CARMEN LARRAKOETXEA Bilbao

Si hay unas palabras que repite como si fuera un mantra durante toda la entrevista Ricardo Martí Fluxá (Madrid, 1950), presidente de Tedae -Asociación Española de Empresas Tecnológicas de Defensa, Aeronáutica, Seguridad y Espacio-, son «industria, industria, industria, tecnología y empleo de calidad». Este abogado, diplomático de carrera, sorprende no sólo porque reúne una de las trayectorias profesionales más brillantes y polifacéticas de nuestra reciente historia -gerente de la Real Academia Española, jefe de Protocolo de la Casa Real, secretario de Estado de Seguridad, presidente del Patronato del Museo Reina Sofía, consejero de numerosas empresas...-, sino también del presente al presidir Tedae, el grupo Neinor Homes y la Asociación Española de Empresas de Consultoría Inmobiliaria (ACI).

Es una persona tremendamente empática y cercana, que trasmite gran ilusión por lo que hace y confianza en el futuro. No rehúye las preguntas difíciles y entre sus hitos más recientes destaca el Plan de Choque Aeronáutico suscrito entre el Gobierno, sindicatos y Tedae, que llevará aparejado un plan tecnológico de 185 millones que se presentará a los fondos Next Generation, y un inmediato 'aerofondo' para respaldar a empresas en crisis.

- ¿La crisis ha pillado desprevenido a un sector como el aeronáutico acostumbrado a crecer?

- Nuestro sector ha sido eminentemente resiliente. Hemos aguantado muchas crisis en el pasado. Lo que pasa es que esta es muy diferente a las anteriores. Estamos acostumbrados a crisis financieras, económicas, pero esta ha sido una en la cual inexplicablemente hay dinero, pero lo que no hay es demanda y además no puedes estimularla. Nos hemos encontrado con una pérdida de 600 millones de pasajeros en Europa, demanda que no podíamos estimular porque los pasajeros se han tenido que quedar forzosamente en sus casas.

- ¿Cree que ya ha pasado lo peor o aún veremos nuevos ERE o incluso cierres de empresas?

- El final de la crisis todavía no está claro. A nosotros lo que nos importa fundamentalmente es preservar la actividad y las personas. Tenemos una mano de obra absolutamente espectacular y tenemos que mantener las capacidades. Debemos trabajar para salir más reforzados de la crisis. En eso es en lo que estamos trabajando con la ayuda de las diferentes administraciones.

«Hay una nueva forma de relacionarnos y va a cambiar nuestras formas de viajar»

otras fórmulas

- Se estima que se han perdido ya más de 3.000 empleos directos en el sector. ¿Hay previstos planes para su recuperación?

- Es muy pronto para hablar de cifras, no sabemos muy bien cuáles pueden llegar a ser. En el Plan de Choque Aeronáutico se incluyen medidas inmediatas que ha habido que tomar con toda la velocidad que ha sido posible. Pero tenemos que implementar mecanismos para preservar ese empleo de calidad, para salir mejor de la crisis y para que ese empleo esté unido a la capacidad de producción que tenemos.

Coyuntural o estructural

- Los sindicatos no están de acuerdo con los ajustes e insisten en que se trata de una crisis coyuntural, mientras que las empresas dicen que es estructural. ¿Es un punto de inflexión?

- Nosotros tenemos que tener muy claro que nuestra crisis, provocada por la pandemia, no es sólo coyuntural. Ha habido una serie de cambios evidentes que nos están abocando a un nuevo modelo de industria. Las empresas tenemos la obligación de adaptarnos a esa reducción del tamaño del mercado, que ha sido brutal. Han sido 600 millones de pasajeros que se han ido perdiendo, pero también ha habido otras cuestiones que ya estaban previamente y que ahora se han acelerado, como son el teletrabajo y la sostenibilidad. Son factores que van a afectar a la forma de viajar. Por ejemplo, Macron está haciendo en este momento en Francia un esfuerzo brutal para que la gente vuelva al tren, potenciando los de alta velocidad. No podemos obviar que hay una nueva forma de relacionarnos y todo ese tipo de cosas van a cambiar nuestras formas de viajar.

«Para nosotros esta es una crisis de demanda, que no hemos podido estimular»

Pandemia

- Muchos directivos comentan que después de las reuniones telemáticas se lo van a pensar mucho antes de viajar.

- Siempre pongo el ejemplo del vuelo Madrid-Bruselas. Tenías una reunión en Bruselas, te levantabas a las cinco de la mañana, el avión se retrasaba, llegabas... Al final habías perdido casi 24 horas y habías estado una hora de reunión. Con todo ese tipo de viajes cortos no sabemos lo que va a pasar. Las relaciones telemáticas algunas quedarán, otras no, porque en algunas cosas aún se necesita presencia física.

- ¿Para qué año se prevé la recuperación industrial, cuando en las aerolíneas no se espera antes de 2024?

- Las previsiones son muy difíciles y sobre todo están fallando todas las que se han ido haciendo desde diferentes ámbitos. En general, habrá una diferencia entre los aviones de pasillo único (medianos) que se prevé que se recupere en los años 2023-2024 y los de pasillo doble (grandes) en 2025-2026. Los grandes vuelos transoceánicos probablemente tardarán más.

- A principios de febrero se presentó el Plan de Choque Aeronáutico. ¿Qué supone y con qué recursos económicos cuenta?

- Este plan es un hito fundamental y estamos realmente agradecidos. Nuestras empresas han crecido muchas veces gracias a las ayudas de los diferentes gobiernos y ahora desde Tedae he visto un apoyo total y absoluto para nuestro sector. La Administración no puede tener todos los fondos que podemos necesitar, pero nos está ayudando absolutamente y creo que es la mejor relación que hemos tenido nunca. Aquí surge el Plan Tecnológico Aeronáutico (PTA), dotado con 185 millones, y luego está el 'aerofondo', que en un primer momento contará con 100 millones.

«No me resigno a empleos de corto plazo y de baja cualificación»

modelo de país

- ¿Qué proyectos apoyará el 'aerofondo'?

- El fondo ya está creado y ahora se está terminando de redactar el reglamento, que tendrá que presentarse a la CNMV. Creo que podría estar operativo ya en dos o tres semanas. Este fondo es como una caja de herramientas para ayudar a empresas que tengan algún tipo de problema. Puede ir desde préstamos participativos a entradas en el accionariado, a préstamos para todo tipo de financiación inmediata, etc.

- ¿Quiénes participan y financian el 'aerofondo'?

- En este primer momento está compuesto por tres grandes grupos, uno público que es la SEPI; otro con dos grandes empresas del sector que son Airbus e Indra; y otro, un fondo.

«En un par de semanas estará operativo para ayudar a empresas con problemas»

Aerofondo