Playa vacía de turistas en Baleares / AFP

La Rioja fue la autonomía que más creció en el tercer trimestre y Andalucía, la que menos

En tasa interanual, Baleares es la comunidad que mayor contracción arrastra: su PIB baja un 21,3% en comparación con las mismas fechas de 2019

Cristina Vallejo
CRISTINA VALLEJO Madrid

La Rioja fue la comunidad autónoma en la que más subió el PIB en el tercer trimestre del año, en el que experimentó un crecimiento del 21,7%. Ello supone una expansión que bate por cuatro puntos la registrada por el conjunto de España (16,7%) en su mejor trimestre de la historia tras, también, su peor dato histórico, el que sufrió en el segundo trimestre, cuando se hundió un 17,8%.

Andalucía fue, sin embargo, la autonomía en la que el PIB se quedó algo más rezagado entre julio y septiembre, con un crecimiento del 13,2%, cuatro puntos menos que la media nacional. Son datos elaborados por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), que ha realizado una estimación sobre la composición por comunidades autónomas del PIB nacional con una metodología propia.

Entre estas dos autonomías, una gran casuística de cifras. Entre los crecimientos más amplios también se sitúa Navarra (20,5%), además de Aragón (19,8%) o la Comunidad Valenciana (19,7%). Y entre los avances más discretos, el de Extremadura (13,5%), el de Baleares (13,9%), el de Murcia o el de Canarias, donde la expansión no alcanzó tampoco el nivel del 15%.

El crecimiento registrado por la economía entre julio y septiembre no implica que se haya recuperado lo perdido con anterioridad. De hecho, la economía española aún se contrae a un ritmo interanual del 8,7%. Pero el descalabro es superior en algunas comunidades autónomas. Y la mayor damnificada es Baleares, cuya actividad baja un 21,3% con respecto al tercer trimestre del año pasado. Le sigue, lejos, el otro de los archipiélagos, Canarias cuyo PIB sufre una caída del 13,4% en comparación con las mismas fechas de 2019. El fuerte impacto que ha sufrido el turismo por la pandemia explican estos terribles datos.

También una caída de dos dígitos sufre el PIB de Cataluña en tasa interanual: al cierre del tercer trimestre del año aún arrastra una contracción del 12,6% en comparación con el mismo periodo de 2019. La Comunidad Valenciana, por su parte, baja un 9,5%.

En cuanto a las autonomías en las que el ajuste provocado por la pandemia es más reducido se encuentran Extremadura (-4,1%), Murcia (-4,3%), Castilla-La Mancha (-4,5%), además de Cantabria, Castilla y León y Galicia, cuyas caídas interanuales se limitan a un 5%.

Pero, al igual que advierte el INE, la AIREF también avisa de «la dificultad inherente a la medición estadística de un cambio de coyuntura como el vivido en los últimos meses», lo que «hace prever que las futuras revisiones de los resultados publicados puedan ser de una magnitud mayor que la habitual».