Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este lunes 17 de junio
Juan Carlos García posa durante la entrevista. Juan Carlos Alonso

Juan Carlos García | Denunciante del caso COAG

«Rafael nos pidió que mintiéramos cuando montó el expediente falso»

Tribunales ·

Fue el que puso en alerta a la Inspección de Trabajo y la Fiscalía de las presuntas irregularidades cometidas por el presidente de la COAG

Francisco José Fajardo

Las Palmas de Gran Canaria

Jueves, 23 de mayo 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Juan Carlos García, denunciante del caso COAG, fue quien puso en alerta a la Inspección de Trabajo y la Fiscalía de las presuntas irregularidades cometidas por el presidente de la COAG, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos en Canarias.

Trabajó junto a su esposa para el presidente de la COAG, Rafael Hernández, y con el paso del tiempo no aguantó a su lado y acabó denunciando presuntas irregularidades como el uso de menores migrantes para recoger papas en la finca del dirigente empresarial.

-¿Cometió Rafael Hernández los hechos por los que está siendo investigado?

-En mi opinión, presuntamente sí.

-¿Qué fue lo que vio en las fincas, la asociación Oportunidades de Vida y en la iglesia de Hernández?

-Yo supe de esta situación por Rafael Hernández, que me llamó un día al despacho junto con mi mujer para hablar. Cuando llegamos, nos contó que había tenido una inspección de trabajo en sus tierras junto a la policía de Extranjería, porque, según sus palabras, un vecino los había denunciado. Nos dijo que no había pasado nada, que los menores no estaban trabajando y que Dios los ayudó porque se había roto el tractor cuando llegaron, algo que luego me enteré que era falso ya que estaban todos los menores trabajando, recogiendo papas.

-¿Entonces?

-Le planteó a mi mujer, que daba clases de agricultura básica para inmigrantes, que, aparte de los programas que ya impartía, diera un curso más de 10 horas. Como yo trabajaba en la asociación y en la iglesia, Rafael me dijo que teníamos que ponernos de acuerdo, que tenía que hablar con mi mujer, con Cathy Godoy, técnico también investigada- y con Manolo Redondo -secretario técnico de COAG-, porque estaban llamando a declarar desde la Inspección de Trabajo, para que coincidiéramos en las versiones. Ellos habían creado un expediente falso, creyendo que no iba a tener mayor trascendencia, y pusieron a mi mujer como una de las docentes. Por lo visto, cuando hicieron la inspección preguntaron de dónde eran los menores y le respondieron que de centro Tagoror y en vez de ir Elisa Hernández, que es la hija de Rafael y directora del centro, se presentó allí Cathy Godoy. Esta dijo que los menores estaban en un programa de COAG de capacitación agrícola, aunque no estaba el docente con ellos. Rafael, según me cuenta, tiró de algunos contactos, para que no lo sancionaran y por eso él cree que le va a salir bien esa construcción del relato.

El extrabajador de Hernández en la ciudad de la Justicia. Juan Carlos Alonso

-¿Se negaron pues a participar en ese presunto expediente falso?

-Ellos pusieron que la docente ese día era mi mujer y me dijo que teníamos que ponernos de acuerdo y le respondí que eso no iba a suceder. Entonces, a partir de ahí empezaron las amenazas y la presión. Rafael citó a mi mujer a solas en su despacho un día y le dijo que si ella no declaraba eso, todo se iba a caer, la asociación, COAG, la iglesia... y que la culpa sería de ella. Empezaron a no querer pagarle y yo le di un tiempo para ver si él se daba cuenta de su error. Lejos de ello, según pasaban los días, iba planteando cosas peores.

-¿Como cuáles?

-Querer, por ejemplo, que los alumnos del programa Tándem firmaran en blanco las indemnizaciones que debían percibir. Eran 80 en la escuela-taller, con un sueldo de casi 1.000 euros, y entre 16 a 20 trabajadores. Me dijo que tenía que asegurarme, antes de contratar, que firmarían en blanco las indemnizaciones, cosa que yo le dije que no estaba dispuesto a hacer ya que hablábamos, en total, de más de 100.000 euros que él se iba a ahorrar. Mi pregunta era, ¿dónde iba a ir a parar ese dinero? De hecho, se lo pregunté, me miró y se echó a reír, no me contestó. Le dije que no estaba dispuesto y poco tiempo después, acabamos mi mujer y yo despedidos.

Juan Carlos García camino a los juzgados. Juan Carlos Alonso

-¿Cuándo se decidieron a denunciarlo?

-Yo no le había contado nada a nadie, ni en la Iglesia, porque era algo muy serio, y entonces, alguien me avisó y me dijo que tuviera cuidado con Rafael y nada más incorporarme de las vacaciones me citó Rafael en su despacho. Pedí consejo y grabé la conversación para tener un medio de prueba legal y le dije que no me encontraba muy bien y que no confiaba en él. No podía seguir trabajando así porque estaba chocando con mis valores y salió la situación de los migrantes, de la Inspección de Trabajo y que me pidió que mintiéramos. Vino a reconocer que estaba implicado en eso, y que montaron un relato cuando yo le hablé del expediente falso. Entregué entonces esa grabación a la Inspección de Trabajo. Días después llamé al secretario de la COAG, Manuel Redondo, y también me reconoció su implicación y también lo grabé. Yo quería conseguir las pruebas necesarias que acreditaran que mi mujer no estaba implicada, esa era mi primera responsabilidad delante de Dios, defender a mi familia.

Juan Carlos García en un momento de la entrevista. C7

-¿Cómo reaccionaron?

-Ya con las dos grabaciones en las que los dos están implicados, le dije a Hernández que le iba a denunciar. Fui en septiembre a la Inspección de Trabajo les presenté las pruebas. Comenté a los inspectores que procuraran hacer bien su trabajo ya que Rafael era muy influyente. Él no paraba de estar con los políticos, con Clavijo, Ángel Víctor Torres, Noemí Santana, con todos. Todos desfilaban por la iglesia y le daban subvenciones. Yo no sabía hasta qué nivel tenía influencias. Por eso opté también por denunciarlo a la Fiscalía.

-¿Sintió miedo cuando estalló el caso en los medios?

-Fue una bomba ya que aparecía en todos los medios por quién es él, presidente de la COAG y pastor de la Iglesia Evangélica Bautista de El Fondillo y a raíz de ahí fueron saliendo otras irregularidades. La Inspección de Trabajo investigó y se descubrieron más cosas, documentación que no presentaron y demás, pero que yo desconocía. Mi mujer y yo vimos ese expediente falso que había montado y fuimos identificando hoja por hoja lo que era correcto y lo que no. Lo habían cambiado prácticamente todo.

El extrabajador de Hernández ha sido también denunciado. Juan Carlos Alonso

-¿El otro día denunció que estaba sufriendo un hostigamiento judicial por parte de Hernández?

-A raíz de que denuncié en Fiscalía, Rafael Hernández y su hija me han estado denunciando. Fui con un abogado porque ya vi que venían a por mí y pedimos una copia en el juzgado de las actuaciones. Entonces comprobé como en la denuncia que me pusieron había tres testigos falsos que eran trabajadores de la asociación. No tengo claro si hay un cuarto, porque hay una diligencia en otro juzgado por unas presuntas agresiones, un parte médico o algo así, cuando yo jamás he pegado a nadie ni he hecho absolutamente nada. Cuando demuestre dónde estábamos los tres días que ellos me acusan de que sucedieron los hechos, se archivará todo. Mi mujer y yo estamos pasando mucha angustia y ansiedad por tener que perder mucho tiempo en los juzgados y gastarnos dinero en abogados. A él le saldrá gratis porque va el de la asociación, pero nosotros nos hemos visto envueltos en una situación muy engorrosa por no querer taparle aunque estamos dispuestos a llegar hasta el final.

A la derecha, Rafael Hernández, junto a su abogado. Juan Carlos Alonso

El secretario de la COAG se acoge a su derecho a no declarar ante la Fiscalía

El secretario ejecutivo de la Coordinadora de Organizaciones Agrarias y Ganaderas en Canarias (COAG), Manuel Redondo, se ha acogido este miércoles a su derecho a no declarar al ser citado por la Fiscalía de Extranjería en relación a la investigación abierta por la presunta contratación de menores inmigrantes por su presidente, Rafael Hernández, en su finca.

En esta jornada han acudido también ante la fiscal de Extranjería, Teseida García, el yerno del presidente de la COAG, encargado de la finca donde supuestamente trabajaban de forma irregular los menores inmigrantes, que, a su vez, estaban acogidos en un centro dependiente de la ONG Oportunidades de Vida, 'Tagoror', que dirige su mujer.

El yerno tampoco ha querido responder a las preguntas de la Fiscalía, ni la trabajadora de Oportunidades de Vida que también ha sido llamada a declarar y que se ha acogido igualmente a su derecho para no hacerlo.

El secretario ejecutivo de la COAG, el yerno de Hernández y la trabajadora de Oportunidades de Vida se han presentado ante la Fiscalía acompañados de sus abogados, si bien han declinado hacer declaraciones a los periodistas, tanto a la entrada como a la salida de los juzgados.

El presidente de la COAG y su hija comparecieron ante la Fiscalía y mantuvieron la misma posición de guardar silencio el pasado lunes, cuando declararon como testigos un exempleado de Oportunidades de Vida, J.C.G.S., y su mujer, ingeniera agrónoma que fue contratada como docente por la COAG, que ese año organizó cursos de formación agraria destinados a menores inmigrantes.

La Policía y la Inspección de Trabajo se personaron el pasado 20 de junio de 2023 en la finca del presidente de la COAG, donde hallaron a diez menores trabajando, lo que ha concluido en un expediente sancionador que se ha suspendido cautelarmente con motivo de la investigación penal contra Hernández, pero que acredita los hechos, según el citado testigo.

Este testigo indicó a los periodistas que la Fiscalía dispone de pruebas documentales y de grabaciones de conversaciones con Hernández y el secretario ejecutivo de la COAG en las que ambos reconocen los hechos que se investigan, un presunto delito de trata con fines de explotación laboral.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios