Futuro incierto del trasbordo en La Luz

30/06/2019

Opcsa alerta de los riesgos que se ciernen sobre una actividad que genera más de 80 millones de euros al año, emplea a más de un millar de personas y permite que Las Palmas esté conectada con puertos de todo el mundo. El sobrecoste de la actividad respecto a otros puertos españoles supera el 30%.

El trasbordo en el puerto de Las Palmas no atraviesa su mejor momento. El movimiento de teus ha caído en lo que llevamos de año en torno a un 30% y las perspectivas no son demasiado halagüeñas en el corto plazo. Hay razones exógenas para este descenso como el bajo precio del crudo, que favorece la implantación de líneas directas -solo con un barril por encima de los 80 dólares el trasbordo es más rentable- y la fuerte competencia de otros puertos del entorno; pero también hay muchas internas y derivadas de la estrategia de la propia Autoridad Portuaria.

El puerto de Las Palmas es hoy uno de los puertos más caros que existe en España. Es cierto que actualmente hay rebajas previstas sobre las principales tasas portuarias, sin embargo, aunque éstas se aplicaran La Luz seguiría teniendo unos costes superiores al resto de los recintos españoles.

El movimiento de un contenedor en La Luz supera en más de un 30% al que se realiza en puertos españoles como Algecira, Valencia o Barcelona, y por supuesto se sitúa a distancia de Sines (Portugal), a donde están desviando tráficos muchas navieras para perjucio de La Luz.

Si comparamos Algeciras con Las Palmas -ambos están en la ruta norte-sur- la diferencia es brutal. Según datos de Puertos del Estado, el puerto de la Bahía recauda 12,6 millones de euros por la tasa de ocupación y 10,5 millones por la de buques con un movimiento de cinco millones de teus al año y tres compañías operando con barcos todos los días y de gran tamaño, con Maersk, CMA y Hyundai. En La Luz la recaudación de la tasa de ocupación es del doble, 21,3 millones de euros, y de 25,7 millones por la de buques con menos de 600.000 teus en tránsito y un millón en total y solo una naviera -MSC- operando el trasbordo.

La apuesta de la Autoridad Portuaria de Las Palmas es limitar las rebajas de tasas y no llegar nunca al máximo que le permite la ley, como hacen otros puertos, encareciéndolo. Para el Puerto la estrategia es ventajosa porque le permite colocarse como uno de los recintos más rentables: en 2018 con 77 millones de euros de ingresos ganó 30,3 millones (el ratio es del 40%); Valencia, ingresó 140 millones y ganó 33 millones (la tasa baja al 27%).

Sin embargo, para navieras y clientes la situación es perjudicial en un entorno en el que los márgenes han caído de forma brutal y apenas rondan el 1-2% de sus ingresos. «Estas cifras son desde luego una medalla para el Puerto pero a nivel empresarial son lamentables. Se está perjudicando al puerto. Presionan a todos los operadores y no hacen lo que deberían hacer para crecer», asegura el CEO de Opcsa, Jan Novak, que es uno de los principales clientes de La Luz.

Asegura que MSC, que es la naviera propietaria de la terminal de trasbordo de La Luz (Opcsa), apuesta firmemente por este puerto de cara al futuro despertar del comercio en África pero advierte de que si el Puerto no cambia de estrategia el trasbordo se puede ir al traste en unos años. Y alerta de las consecuencias. «Si un día llegar a suceder y MSC decide marcharse la gran perjudicada sería Canarias. No hay otros operadores pujando para entrar en esta terminal y su marcha supondría pérdida de empleo directo e indirecto (unos 1.000), ingresos (80 millones) y la conectividad de la que tanto hablan los políticos y fundamental para que las islas sean hub. Esas líneas con el mundo las pone gratis MSC», afirma.

Reconoce que sus tráficos están bonificados pero menos que en otros puertos. Así, por ejemplo la t3, la tasa de mercancía, tiene en Las Palmas un coeficiente corrector del 1,3, con una bonificación del 36%, dependiendo del volumen mientras que en Valencia es del 1,2%, con un descuento del 70% y en Algeciras, del 0,8%, con un 60% bonificado.

«Consideración especial» en la Ley de Puertos a Canarias

El CEO de Opcsa, Jan Novak, considera que la Ley de Puertos «no debería ser tan enconsertada» ni tratar de igual manera a los puertos de la península y los canarios. Como explica, el trasbordo funciona «muy bien» en puertos peninsulares como Valencia, donde los contenedores llegan vacíos y salen con carga local. «Eso ya justifica la escala pero aquí, no. Esto obliga a repensar la Ley de Puertos y la necesidad de una consideración especial para el trasbordo en las islas», señala. «La Ley de Puertos está hecha para ellos», indica.

Novak confía en que el nuevo Gobierno de Canarias se implique en un cambio legislativo que apoye una actividad clave en la economía y la conectividad de las islas. También se refiere a los estibadores y sus elevados costes. Se queja de que el número de movimientos por hora se haya mantenido en La Luz durante 14 años en 24.