El suministro de gas a buques se complica sin las regasificadoras

23/03/2019

El responsable de Naturgy (antes Unión Fenosa Gas) en este área dice que si Canarias no cuenta con estas plantas «se complica» que los puertos puedan abastecer de GNL a los barcos

El responsable del área de desarrollo del Bunkering de gas natural licuado (LNG), Juan Ignacio Buenestado, advirtió en el marco del III Oil & Gas Meeting Day, organizado por el grupo Stier, que sin la construcción de una regasificadora en Canarias «se complica mucho» para los puertos canarios ofrecer este combustible a los buques. «Si existiera esa infraestructura sería más sencillo porque ya tendrían el centro de almacenamiento y estaría a unos pocos kilómetros de donde se dispensa y no a 800 o 1.000 millas ni tampoco habría que traerlo de la península. Está ya en la isla», indicó Buenestado.

Según señaló, los grandes metaneros transportan unos 160.000 metros cúbicos de gas natural licuado «y no es factible que vengan a la isla a dejar 2.000 metros cúbicos pero sí a una regasificadora completa», dijo Buenestado, para agregar, «se trata de optimizar los medios logísticos». Asegura que el problema es el mismo que existe con el combustible. «Imagina suministrar 2,3 millones de toneladas de combustible como hace el puerto de Las Palmas sin tener los depósitos que hay. Sería imposible», señaló. El responsable de Naturgy es consciente de los peros que ha puesto la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) a la regasificadora de Granadilla (que es la que está más avanzada) y entiende que sin una demanda asociada la inversión no se justifica.

Según indica, el gas es un combustible «barato y rentable» pero las peculiaridades del GNL, que está a -163 grados bajo cero, provoca que las inversiones en su cadena logística sean muy elevadas. De ahí que aboga por que todo proyecto que se vaya a desarrollar se haga en función de una demanda real. «Si ésta va a ser pequeña la infraestructura y la inversión ha de ser pequeña. De lo contrario es mejor no hacerla porque tienes que cargar el sobrecoste y ya no eres competitivo», indica.

Buenestado puso como ejemplo el coste de construcción de un depósito de almacenamiento de combustible de gasoil con uno de GNL. «El de gasoil prácticamente no cuesta nada comparado con uno de gas, que son decenas de miles de euros». Llegado a este punto, insistió en la necesidad de acoplar la inversión a la demanda: «No se trata de construir grandes infraestructuras sino de que la construcción de esa cadena logística pueda atender la demanda en términos técnicos y económicos», concluyó.