Borrar
tJuan Francisco Martín dejó el Puerto el martes y Esteban del Nero, hace unos meses.
Los pesos pesados del Puerto durante los últimos 30 años dejan el barco

Los pesos pesados del Puerto durante los últimos 30 años dejan el barco

Relevo. ·

Más de diez profesionales, claves en el desarrollo de La Luz, han salido de la Autoridad Portuaria en los últimos años. Los últimos Esteban del Nero -hace unos meses- y Juan Francisco Martín, que se fue esta semana. «Dejamos un 'gigante' y esperamos que siga creciendo»

Silvia Fernández

Las`Palmas de Gran Canaria

Jueves, 28 de marzo 2024, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Manuel Figueroa, José Fernández, Marcos Domínguez, Miguel Ángel Larraz, Armando Bordes, Miguel Ángel Adam, Salvador Capella, Esteban del Nero y ahora, Juan Francisco Martín son algunos de los 'pesos pesados' que durante más de treinta años llevaron las riendas de la Autoridad Portuaria de Las Palmas y que han dicho adiós al organismo en los últimos tiempos. El último en dejar el barco ha sido el director comercial, Juan Francisco Martín, que esta misma semana se jubilaba muy a su pesar -hay demanda de por medio-, ya que deja en el aire varios temas pendientes de calado y que le hubiera gustado cerrar. «Yo soy marino. El mar y los barcos son lo mío. Aquí voy a seguir aunque sea desde fuera», indica. Con anterioridad, hace unos meses, fue Esteban del Nero, exdirector de la Autoridad Portuaria, el que se marchó.

Todos contribuyeron bajo la dirección de hasta diez presidentes de todos los colores políticos (PP, CC y PSOE) a la transformación del puerto actual, un 'gigante' en medio del Atlántico que ha sabido aprovechar las oportunidades que su privilegiada ubicación le han ido brindando y que ha sido empujado por decenas de empresarios que supieron verlas. Hoy, ya fuera, confían en que ese engrandecimiento continúe y esperan que los próximos presidentes y equipos que lleguen sepan trabajar por el bien común y no dejarse llevar por intereses partidistas.

Desde 1993, cuando se produjo el cambio de la Junta del Puerto a la Autoridad Portuaria, y hasta la fecha el camino ha sido largo. «Fue un proceso de convertir el puerto en una entidad fundamentalmente comercial y multidisciplinar, con la perspectiva de ser líder y aprovechar la economía y las sinergias de todas las empresas para potenciar los activos», indica Del Nero, que recuerda que fue entonces cuando se puso en valor actividades como el trasbordo de contenedores (hoy principal fuente de ingresos del puerto) y los cruceros, cuyo crecimiento ha sido exponencial. Como ejemplo un dato: cuando Martín llegó al Puerto la industria de cruceros era «simbólica» y apenas se registraban 25.000 pasajeros en 1992. Hoy se superan los 1,2 millones.

El Muelle Deportivo era también entonces un «posadero» de embarcaciones «colocadas de cualquier manera» y hoy es la mayor marina de Canarias y con un proyecto de crecimiento. Del Nero y Martín recuerdan hoy como el gran hito del puerto, la construcción del Reina Sofía (que se inició en los años 70 y aún hoy sigue creciendo) y que permitió el desarrollo del puerto que hoy conocemos. «Luego llegaron los buques 'offshore' en 2001 y todo lo que estamos viendo, pero el germen se colocó durante las últimas dos décadas con medidas basadas en infraestructuras, personal cualificado y coordinación de las plantillas. Sin olvidar, insisten, Martín y Del Nero, las potentes empresas isleñas que han demostrado su capacidad de trabajo y saber hacer. «Fuimos un equipo con un liderazgo técnico importante y, en colaboración con las empresas, que funcionó», dicen.

Puestos sin cubrir y sin ingenieros de Caminos

Hoy, algunos de los puestos que han ido dejando estos directivos no han sido repuestos. Eso sucederá con la dirección comercial, que baja de categoría en el nuevo organigrama y será una división dentro de Contabilidad, Administración y Financiero. De cara a las estas plazas que, en teoría, se van a ir convocando ambos piden que se siga la ley y los criterios de «mérito, capacidad e igualdad». «Cualquier empresa se beneficia de los concursos abiertos para elegir al mejor», señalan ambos, que lamentan, ante los conflictos laborales que hay en su seno, que Las Palmas lleve ocho años a la cabeza del Estado en litigiosidad laboral «El Puerto está perdiendo casi todos los pleitos. Algo se debe corregir para no menospreciar a los trabajadores», señala Del Nero.

Uno de los hechos que ambos consideran más preocupante es el vacío que se está produciendo en el Puerto de ingenieros de Caminos, Canales y Puertos. Actualmente solo queda uno con esa formación (José Daniel López), al que le quedan unos pocos años para jubilarse y cuyas funciones actuales no están directamente vinculadas a la ingeniería. Además no hay intención de contratar más cuando, como señalan Del Nero y Martín, el resto de los puertos españoles, incluido el de Santa Cruz de Tenerife, cuenta con varios ingenieros de Caminos. «Es la única carrera que tiene una asignatura específica de explotación de puertos. No se entiende lo que sucede. Un hospital no se plantea no tener médicos», apunta Martín.

«En Las Palmas se ha sustituido a los ingenieros, que son los especialistas de la explotación, por abogados y economistas, cuando por ejemplo, en el resto de los grandes puertos españoles sus directores son ingenieros de Caminos», agrega Del Nero, que aclara que, aunque no es obligatorio, «por algo será». En su opinión, la plantilla «se ha empobrecido» desde el punto de vista intelectual y tecnológico, ya que ha dejado de ser multidisciplinar. «Hemos pasado de un predominio de los ingenieros, que tampoco era recomendable, a la ausencia más absoluta, que es ridículo. El riesgo es que se pueda perder el ritmo del desarrollo», manifiesta.

En este sentido, Martín apunta que es necesario el desarrollo de un nuevo planeamiento para el puerto de Las Palmas, que «está sobreviviendo todavía» del que se puso en marcha entre los años 2000-2007, hace casi 20 años. «El planeamiento tarda años en aprobarse y debería haberse puesto en marcha uno nuevo hace cuatro o cinco años pero seguimos sin él», lamentan ambos.

La eólica marina, una oportunidad pero en Arinaga

A futuro, en el corto plazo, los dos destacan que la eólica marina va a jugar un papel clave en Canarias pero ambos consideran que el puerto de Las Palmas no es el enclave idóneo y apuntan a Arinaga. «Las cargas 'offshore' es una oportunidad de mercancías y operación para el puerto pero no en La Luz», indica Martín. Del Nero comparte que es una «oportunidad» porque es un negocio relacionado con las reparaciones navales y permite incrementar la actividad a este sector aunque, en su opinión, este no puede ser el 'leitmotiv' el puerto, cuya razón de ser, es seguir atendiendo el tráfico marítimo internacional y seguir compitiendo con los grandes. En línea con Martín, Del Nero considera necesario analizar y determinar que hacer con el puerto de Arinaga, que está en fase embrionaria y está llamado a jugar un papel fundamental. «Hay que pensar en el futuro y un melón que debe abrir la Autoridad Portuaria es decidir qué hacer con Salinetas y Arinaga, que está infrautilizado y quizás es el sitio más adecuado para la entrada de combustible a la isla y para la eólica marina.

Martín, tras treinta años en el Puerto y haber convivido con diez presidentes, asegura que cuando llegaba uno nuevo solo pedía «que fuera educado». «Conque no maltratara a la gente ya me sentía satisfecho», señala.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios