Jubilados se manifiestan en Bilbao. / J. Alemany

Mantener la «generosidad» de las pensiones supondrá subir las cotizaciones de los empleados

El Banco de España alerta de que es «difícil» mantener el sistema y que la edad de jubilación se debería retrasar con el aumento de la esperanza de vida

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

El envejecimiento de la población española es un proceso que lleva años agudizándose y que en los próximos generará tensiones en el sistema. Así lo advirtió este lunes el director de Economía y Estadística del Banco de España, Óscar Arce, que señaló que esta aceleración del envejecimiento exigirá implementar reformas «difíciles de llevar a cabo en un sistema donde cada vez va a haber más mayores» que «políticamente se movilizan más», lo que ha impedido reformas en el sistema de otros países como Francia o Japón.

Pero según los cálculos del organismo, que fueron expuestos en una jornada organizada por la APIE y la Universidad de Alcalá de Henares, si se quiere mantener la «generosidad» actual (relación entre la pensión y el salario medio) del sistema de pensiones será necesario incrementar las contribuciones a la Seguridad Social, es decir, el tipo efectivo de las cotizaciones sociales, que Arce reconoció que en España ya es «bastante alto». «El tipo efectivo de cotizaciones debería subir 8 puntos porcentuales para mantener la tasa de beneficio actual de las pensiones», explicó. Al mismo tiempo, indicó que si se quieren mantener las cotizaciones en el nivel actual, habría que reducir las pensiones «notablemente».

El gasto en pensiones se acelerará en las próximas décadas y en España pasaremos de una tasa de dependencia que actualmente ronda el 30% al 60% en 2050, es decir, dos jubilados por cada tres personas en edad de trabajar. Se trata de la tasa más intensa en toda Europa, una «enorme» presión para el país, reconoció Arce. Por ello, argumentó que las vidas laborales deberían ser «cada vez más prolongadas» a medida que aumenta la esperanza de vida, algo que habría que aceptar «con absoluta normalidad» y fomentar las capacidades que no se deterioran con la edad.

Los jóvenes se han beneficiado menos de los ERTE por su temporalidad y trabajar más en sectores como turismo y hostelería

Todo ello en un contexto económico muy perjudicial para los jóvenes. El director de Economía del Banco de España explicó que los años de expansión económica (2014-2019) no han sido suficientes para garantizarles un nivel de renta similar al que tenían antes de la crisis de 2008. Por tanto, se han enfrentado a la pandemia en unas condiciones económicas peores que las generaciones anteriores. De hecho, advirtió que los jóvenes se han beneficiado menos de los ERTE que otros colectivos, debido sobre todo a su temporalidad.

Un 35% de jóvenes sin ingresos

Además, Arce detalló que en un primer momento «los jóvenes se pudieron acoger en menor medida» a los ERTE porque están más presentes que otros colectivos en sectores más afectados por la pandemia, como son el turismo y la hostelería. Y con datos del cuarto trimestre de 2020, indicó que la probabilidad de encontrar un empleo para un joven era mayor «si no estabas en ERTE que si estabas en ERTE», probablemente porque los acogidos a esta medida trabajaban en sectores con restricciones, lo que demuestra que esta herramienta «no estaba facilitando la reinserción de los jóvenes».

Por ello, la pandemia está impactando más intensamente en las rentas laborales de los jóvenes, lo que ha provocado que aumente el ya de por sí elevado porcentaje de jóvenes sin ingresos, que llegó al 35% a finales de 2020. En este sentido, Arce lamentó que las últimas reformas laborales «no se han hecho bien», ya que no han conseguido atajar algunos de los principales problemas del mercado de trabajo, como la dualidad. «Hay que hacer mucho en el mercado de trabajo», insistió, aunque no quiso entrar a valorar la reforma que el Ministerio de Trabajo ha presentado en Bruselas por no conocer en detalle la propuesta.

Sobre la consolidación fiscal tras el incremento de la deuda pública para hacer frente a la pandemia, Arce aseguró que deberá iniciarse «cuando la recuperación económica esté plenamente asentada».