El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. / E. P.

Escrivá avanza 217.000 nuevos empleos en mayo y carga contra el Banco de España

El ministro mantiene la subida de las pensiones con el IPC y advierte al supervisor que «las reglas automáticas no funcionan en ningún sitio»

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

Un día después de que el Banco de España pusiera entredicho la reforma de José Luis Escrivá que vuelve a ligar las pensiones con el IPC, el ministro sacó pecho de los buenos datos de empleo del mes de mayo, cuando se crearán unos 217.000 nuevos puestos de media, según las previsiones que maneja su departamento. Se trata del tercer mejor dato de toda la serie histórica, puesto que en los años 2018 y 2017 se sobrepasó esta cifra. Esto permitirá a la Seguridad Social marcar un nuevo hito y superar en algún momento del mes la barrera de los 2,3 millones de afiliados. «A fecha de ayer teníamos 20.278.000 empleos. En algún momento de este mes superaremos los 20,3 millones de ocupados», presumió el ministro, que resaltó que el mercado laboral mantiene el «enorme dinamismo» de los meses precedentes.

Y Escrivá destacó que no solo hay más empleo, sino que el que hay es cada vez de mayor calidad gracias a la reforma laboral, que está llevando a la contratación indefinida a un crecimiento «espectacular». En concreto, señaló que hasta la mitad de mayo se registran ya más de un millón de trabajadores con contrato indefinido más de lo que era habitual en esta misma época del año en los ejercicios previos a la pandemia (767.000 fijos y 292.000 fijos discontinuos). Y, a su vez, hizo hincapié en que la duración de los contratos ha crecido en más de tres días gracias a que se está produciendo una «disminución extraordinaria de los contratos de muy corta duración» tras la penalización que establece la contrarreforma.

Pero al ministro se le desdibujó la sonrisa cuando tuvo que comentar las críticas que el Banco de España realizó a su reforma de las pensiones, al advertir que no va en la buena dirección para lograr la sostenibilidad y que si no se toman nuevas medidas supondrá una amenaza para las cuentas públicas. Escrivá, no obstante, contraatacó: las pensiones subirán con el IPC porque el informe del supervisor peca de «falta de sofisticación» y no incorpora «ningún elemento nuevo que le haga cambiar de idea».

Es más, rechazó tajantemente aplicar algún mecanismo de ajuste automático -como le pidió el gobernador- ya que «está claramente demostrado que las reglas automáticas 'per se' tienden a fallar» y por eso los bancos centrales se han ido alejando y yendo hacia reglas más flexibles, según apuntó.

Escrivá defendió el nuevo mecanismo de equidad intergeneracional que aplicará desde 2023 por ser una medida «sofisticada» y «semiautomática» y descartó tomar decisiones para el año 2030. «¿Alguien se cree que hoy nosotros podemos decidir qué decisiones tomar en 2030? ¿Tiene algún sentido hacer alguna regla automática a 10 años vista, diciendo lo que vamos a hacer? Nosotros sabemos muchísimo de reglas, fui presidente de la AIReF; por tanto, que me hablen a mi de reglas... En fin. Las reglas automáticas no funcionan en ningún sitio», concluyó.