Un grupo de jubilados en un parque. / r. c.

Cómo aprovechar el ahorro fiscal en planes de pensiones para ganar un 40% más

Inverco aboga por aprovechar el efecto multiplicador que se puede generar con la reinversión de las deducciones que permiten las aportaciones

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

La retirada de los inversores de los planes de pensiones del sistema individual es un hecho, en plena ofensiva del Gobierno para recabar apoyos que permitan sacar adelante su propuesta para incentivar los planes de pensiones de empresa.

La decisión del Ejecutivo de limitar las aportaciones a 1.500 euros al año ya ha provocado que hasta abril las salidas netas de los planes de pensiones individuales se acerquen a los 270 millones de euros. Sin embargo, todavía hay quien apuesta por esta fórmula de ahorro para la jubilación, aunque en muchas ocasiones solo sea por ser obligatorio contratarla como producto vinculado a otro, por ejemplo, la hipoteca.

Para todos ellos, la patronal del sector Inverco recuerda que existe una fórmula para aprovechar al máximo la desgravación que permiten los planes del sistema individual sobre la base imponible del IRPF por las aportaciones del año anterior (1.500 euros en planes individuales y 4.250 en planes de empleo, siempre que no supere la contribución empresarial).

Desde Inverco indican que «ya solo sólo el diferimiento fiscal durante 20, 30 ó 40 años supone una ventaja fiscal muy relevante, ya que, aunque las prestaciones se gravan al tipo marginal del IRPF, se perciben durante la jubilación, fase en la que los impuestos generalmente son inferiores a los de la etapa activa».

Este diferimiento fiscal permite rentabilizar durante todos esos años las bonificaciones fiscales de cada ejercicio, y amplificar los rendimientos debido al efecto que genera el denominado «interés compuesto», aquel que acumula rendimientos sobre rendimientos anteriores. Es decir, es el interés que se suma al capital inicial, generando nuevos intereses y un efecto multiplicador (pues el interés que se aplica al final de cada periodo lo hace sobre una base de capital cada vez mayor).

Según calculan desde la patronal, el ahorro fiscal generado año a año (en forma de menor pago en la declaración o de mayor devolución) reinvertido en el propio o en otro plan de pensiones, provoca que el importe acumulado en el momento de la jubilación sea un 40% superior.

Inverco pone un ejemplo para un partícipe que aporte 1.000 euros anuales a su plan de pensiones, acumulando un capital de 26.870 euros después de 20 años si no reinvierte las deducciones de cada año. Haicendo esa reinversión del ahorro fiscal, el saldo final acumulado ascendería a 37.326 euros.

Hay que tener en cuenta que el ejemplo está realizado sobre la base de una rentabilidad anual del 3% del producto, teniendo en cuenta que el rendimiento medio de los planes de pensiones en España a 25 años es del 3,1%. Para la simulación se elige a un trabajador con una base imponible de entre 20.200 y 35.200 euros, al que corresponde un tipo marginal del 30%.