Nadia Calviño, minista de Economía. / FOTO: Rafa Gutierrez | vÍDEO: ep

La OCDE recorta el crecimiento de España al 4,5% y retrasa la recuperación a 2023

La inflación, empujada por la escalada de precios de la energía, y el retraso de los fondos europeos obligan a reducir 2,3 puntos las previsiones

Arturo Cervellera
ARTURO CERVELLERA

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) se ha sumado a la larga lista de entidades que advierten que la recuperación económica tardará más en llegar. El organismo considera que el PIB de España crecerá un 4,5% durante el 2021 frente al 6,8% de su anterior previsión y retrasa así la recuperación económica a 2023.

Según se desprende de su informe bianual, la alta tasa de inflación disparada por los precios energéticos y la crisis de las materias primas así como el retraso en el desembolso de los fondos europeos han contribuido a que la demanda doméstica haya sido más débil de lo esperada en el segundo y tercer trimestre, lo que lastra las perspectivas.

El lento desembolso de las ayudas directas a empresas y un turismo que no termina de recuperar los datos previos a la pandemia también han contribuido. Además, la aparición de la variante Ómicron también ha sacudido las previsiones mundiales y aunque la nueva ola sigue en España más controlada por los altos índices de vacunación la incertidumbre aún es muy grande.

La OCDE también recorta las previsiones de crecimiento para 2022. Sitúa el auge en un 5,5%, lo que supone un descenso de 1,1 puntos con respecto a la anterior estimación, publicada en septiembre. Para 2023, se tasa un 3,8%. Estos datos implican que España, cuyo PIB cayó un 10,8% en 2020, no recuperará el nivel económico previo a la pandemia hasta el primer trimestre de 2023, lo que supone un verdadero jarro de agua fría.

La revisión a la baja es de las más contundentes que se han realizado hasta la fecha. Otros organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) recortaron sus previsiones pero siempre en menor medida y aún situaban la recuperación a finales de 2022. Por su parte, el Gobierno aún no actualizado unas predicciones que los principales organismos consideran más que optimistas y mantiene que la economía crecerá un 6,5% en 2021 y un 7% en 2022.

Europa

Esta significativa revisión a la baja del PIB contrasta con las del resto de países de la zona euro. Hasta ahora, la mayoría de organismos consideraban que este 2021 sería más positivo para España después de que el pasado ejercicio fuera mucho peor pero la tendencia se rompe.

La OCDE considera que la economía del conjunto de la zona euro crecerá un 5,2% en 2021 y un 4,3% en 2022, lo que representa una revisión a la baja de una y tres décimas respectivamente. El recorte nacional es mucho más elevado y aunquese apunta que España crecerá este ejercicio más que países como Alemania tardará más en recuperarse por la caída previa.

En una perspectiva global, la OCDE evidencia que, a diferencia del caso español, la producción en la mayoría de los países ya ha sobrepasado el punto en el que se encontraba a finales de 2019 y en gran parte de los que no lo ha hecho se debe a la menor renta y tasas de vacunación bajas. La economía mundial crecerá un 5,6% en 2021 y un 4,5% en 2022, lo que implica leves recortes frente a la anterior previsión.

Temas

OCDE, PIB