El incremento de los movimientos en julio y agosto en Opcsa son los primeros que se producen tras dos años a la baja. / JUAN CARLOS ALONSO

La naviera MSC se refugia en La Luz con la covid e incrementa un 9% su tráfico de contenedores

La subida del verano llega tras dos años de caídas y son a costa de Sines y Tánger Med. Ibarra confía en que se consolide

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

La naviera italo-suiza MSC, propietaria de la terminal de contenedores de Opcsa de La Luz, está incrementando de forma sustancial su tráfico en el puerto de Las Palmas este verano a consecuencia de la covid.

Tras dos años convulsos -2018 y 2019- de caída de sus tráficos e intensas negociaciones entre MSC y la Autoridad Portuaria de Las Palmas para revertir la situación y que se vieron interrumpidas por la covid, MSC vuelve como un hijo pródigo y reactiva su posición estratégica en La Luz como puerto 'hub ' para sus tráficos internacionales, entre América, África y Europa.

Tras los últimos dos ejercicios en los que acumuló la pérdida de más de 150.000 contenedores, MSC ha movido en julio un 9% más, según las estadísticas de la Autoridad Portuaria de Las Palmas publicadas ayer. En julio se movieron 48.000 teus, lo que supone 4.103 más que el año pasado. En el conjunto del ejercicio aún se está por debajo (-3%) de 2019 pero de seguir la tendencia el año podría cerrar en positivo.

Y podría darse: en agosto sigue creciendo el tráfico de Opcsa y los movimientos están superando «con creces» los que se hicieron el pasado verano, según indican fuentes cercanas.

El repunte del tráfico de trasbordo en el puerto de Las Palmas se ha logrado a costa de tráficos de otros puertos como Sines (Portugal) y Tánger Med, según apuntan fuentes cercanas. Las escalas de MSC en el puerto de Las Palmas son habituales los fines de semana pero este verano es habitual ver estos grandes buques cargados de contenedores a diario. Ayer mismo hicieron escala tres buques. En el aumento de los movimientos también influye un mayor tráfico de mercancías, a causa de la covid, entre Europa y América.

El ajuste de los costes en la estiba, con una fuerte reducción de la plantilla, podría ser otra de las razones que ha pesado en el regreso de MSC a La Luz. Hoy la componen 380 estibadores frente a los 514 que había hace unos años y que disparaban el precio de la mano de obra.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, Luis Ibarra, confía en que el repunte de julio y agosto no sea puntual y que se mantenga en el tiempo. Ibarra baraja cerrar en unos meses con MSC el acuerdo que se quedó sobre la mesa por la covid y que pasa por que la naviera aumente un 30% su tráfico en La Luz y a cambio habrá rebaja de tasas y el Puerto unificará las dos concesiones que tiene actualmente sobre 32.000 metros cuadrados y las extenderá hasta 2050.

Otro efecto positivo que deja la covid en el puerto de Las Palmas es el aumento de la pesca congelada, que sube un 40%, hasta las 24.000 toneladas. Se trata sobre todo de buques de pesca pelágica que antes el virus han cambiado puertos africanos por La Luz.

La otra cara de la moneda es la caída que experimenta el tráfico de mercancías en el puerto de Las Palmas, asociado al turismo -muy escaso- y al consumo interno. En julio el movimiento de mercancías registró una caída del 12%, con 209.127 toneladas menos. Esta caída se suma a las registradas desde marzo (con el estado de alarma y el confinamiento) y eleva el recorte anual al 3,7%, con casi medio millón de toneladas menos. En Lanzarote y Fuerteventura la caída de las mercancías en julio es del 30%. En cuanto al tráfico de pasajeros, los datos ponen en evidencia que los canarios han apostado en julio por moverse entre islas y sobre todo en Fuerteventura, que registra una subida del 16% frente a 2019. En La Luz bajan un 7% y un 39% en Arrecife, el puerto más castigado.