Barco cargado con gas. / AFP

El gas y el petróleo repuntan tras la nueva amenaza de Putin

La cotización del mercado gasista TTF supera los 210 euros/Mwh, lo que tensionará a la luz, y el Brent sube un 2% hasta los 92 dólares por barril

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

Primer impacto ante la nueva vuelta de tuerca del presidente de Rusia, Vladimir Putin, de incrementar la tensión bélica en Ucrania con su llamamiento parcial a filas: el precio de las materias primas que más están impactando en la vida de los europeos vuelve a dispararse. El coste del gas se encuentra a estas horas un 10% más caro que tras el cierre de ayer, por encima de los 210 euros/Mwh. Sus efectos se dejarán notar de nuevo en la factura de la luz. Y también en los combustibles, porque el petróleo cotiza al alza tras el anuncio del Kremlin.

En el caso del gas, el índice TTF (el que se negocia en Amsterdam y sirve como referencia para marcar el precio de esta materia prima en toda Europa) se encuentra en el entorno de los 210 euros/Mwh tras el anuncio de Putin. Era previsible que así ocurriera, porque cada episodio de tensión desde febrero se refleja directa y rápidamente en el precio del gas natural, del que Rusia es uno de los grandes productores mundiales y abastecedores históricos de la UE.

Esta misma semana comenzaba con el precio del gas por debajo de los 190 euros/Mwh, una referencia que no se veía desde principios de agosto, antes de la escalada de precios que llevó a este producto hasta por encima de los 300 euros/Mwh, su récord histórico. Entonces, todos los países europeos demandaban gas para incrementar sus reservas de cara al invierno ante un posible corte total ruso, lo que elevó de forma considerable los precios.

La principal consecuencia del alza del TTF gasista es que, por una parte, costará más producir electricidad. Porque una tercera parte de la luz que España consume en los tres últimos meses procede de las centrales de ciclos combinados que usan gas para generar electricidad. Además, anticipa otro otoño caliente con el recibo del gas natural disparado, a pesar de la rebaja del IVA del 21% al 5%, aprobada ayer mismo por el Consejo de Ministros.

El petróleo tampoco se libra de esta nueva coyuntura bélica. El precio del barril de Brent repunta a estas horas un 2% y se sitúa en el entorno de los 92 dólares. Durante el mes de septiembre, la media del crudo se encontraba en los 90 dólares, e incluso la semana pasada llegó a caer hasta los 87 dólares ante la previsión de una reducción drástica del consumo a las puertas de la recesión.

De hecho, el precio medio de los carburantes ha bajado esta semana, en concreto, un 1,74% en el caso de la gasolina y un ligero 0,83% en el del diésel, según los datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea de la semana pasada. En concreto, el precio medio del litro de diésel se ha situado en 1,905 euros y vuelve a bajar después de tres semanas consecutivas de ascensos, manteniéndose así a distancia de los máximos de finales de junio, cuando alcanzó los 2,141 euros por litro.

Por su parte, el precio medio del litro de gasolina acumula dos semanas de caídas y se sitúa en los 1,748 euros. De este modo, el precio medio del litro de diésel en España se mantiene por quinta semana consecutiva por encima del de la gasolina.