Pánico vendedor en las Bolsas ante el deterioro de la economía europea

Los inversores huyen de los activos de riesgo y las caídas superan el 2,5%en el Ibex-35, que pierde los 8.000 puntos hasta mínimos de marzo

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

Nuevo correctivo para las Bolsas mundiales. Los tambores de recesión volvieron a sonar con fuerza en el mercado y el Ibex-35 despidió la sesión con una caída de 2,5% hasta los 7.959 puntos, su nivel más bajo desde marzo, en plenas tensiones tras el estallido de la guerra en Ucrania. El desplome fue aún mayor en Italia, Alemania y Londres, donde los números rojos rondaron el 3%.

Los inversores huyen de los activos de riesgo a medida que se van conociendo nuevas referencias que apuntan el camino directo a la contracción económica. Ayer fueron unos débiles datos del PMIen la zona euro que llevaron a la moneda única a mínimos de 20 años frente al dólar. Yal petróleo West Texas, de referencia en EEUU, por debajo de los 100 dólares. «Los inversores deben estar preparados para el riesgo de pérdidas más sustanciales», advierten desde la gestora de fondos AXA Investment Managers.

Los más castigados

El miedo a un frenazo económico en plena lucha de los bancos centrales contra la inflación castigaron de forma especial a los valores más ligados al ciclo económico. En el parqué nacional, Repsol lideró las caídas con un descenso del 8%, seguida de Enagás (-5,96%).

Los bancos también giraron al rojo ante la expectativa de la presión económica obligue a frenar en un futuro el ciclo de subidas de los tipos de interés que tanto beneficia a sus márgenes. Las caídas superaron el 5,6% en CaixaBank y rozaron el 5,5% en Banco Sabadell. Por su parte, Bankinter perdió un 4,8%, mientras que Santander y BBVA se dejaron un 4% y un 3,6%, respectivamente.

«Las dos principales preocupaciones siguen siendo una reducción de las expectativas de crecimiento y la persistencia de la inflación. Estos frentes no mejoran y seguirán dictando la tendencia del mercado… hasta que el ajuste se complete este verano, según estimamos», indican desde el departamento de análisis de Bankinter.

Es cierto que las caídas pueden dar lugar a rebotes puntuales. Pero el sentimiento de fondo del mercado sigue siendo muy negativo. Así lo evidencian también datos como el Indicador de Confianza de los Inversores Sentix en la zona euro que empeoró en julio hasta -26,4 puntos, desde los -15,8 registrados en mayo y muy lejos de los -19,9 puntos anticipado por el consenso.