El parqué de la Bolsa de Madrid / EFE

El Ibex-35 suma un 0,17% la víspera de la cita con el BCE

Las compañías eléctricas impulsan al selectivo, mientras que Meliá Hotels sufre un fuerte correctivo por una rebaja de recomendación

Cristina Vallejo
CRISTINA VALLEJO Madrid

El Ibex-35 ha terminado la sesión de este miércoles con un leve ascenso del 0,17%, para dar un último cambio en los 7.855,90 puntos. Compras, por tanto, cautelosas, las de los inversores en la víspera de una reunión del Banco Central Europeo en la que se da por segura una relevante subida de los tipos de interés. La incógnita está en si el incremento será de 50 o de 75 puntos básicos. Esta semana, Jan Feliz Gloeckner, especialista en inversión de BNY Mellon IM, explicaba que la presión cada vez es mayor para que el Eurobanco suba el precio del dinero en 75 puntos básicos. «Con una inflación por las nubes, junto con el riesgo de consecuencias indeseables propias de una inflación persistente, el argumento que favorece el ajuste es claro», afirma Gloeckner.

El pasado mes de julio la institución que preside Christine Lagarde ya subió los tipos oficiales del euro en 50 puntos básicos, poniendo fin de esta manera a seis años de dinero gratis. Fue el mayor incremento en 22 años.

El selectivo doméstico se apoyó en las compañías 'utilities' para subir. Así, Solaria fue el valor más rentable de la jornada, con una revalorización del 6,09%. Después se colocó Acciona, al avanzar un 4,37%. Seguidamente se situó Endesa, con un ascenso del 3,11%. Y Acciona e Iberdrola se anotaron más de dos puntos porcentuales.

Después, un par de valores ganaron más de un 1%: Cellnex y ACS.

En negativo, Meliá Hotels fue el 'farolillo rojo', con su abultado recorte del 9,13%. Y es que la compañía ha recibido una rebaja de recomendación de Deutsche Bank. El banco alemán considera que el sector hotelero en su conjunto se puede ver afectado el año que viene por la inflación y un escenario económico más difícil.

La farmacéutica Rovi se dejó cerca de un 6% y Repsol, algo más de un 4%. La petrolera sufre ese recorte en la sesión en que ha anunciado que el fondo especializado en infraestructuras y energía EIG adquirirá el 25% de su negocio 'upstream' por 4.850 millones de euros. La petrolera ha acusado el retroceso del precio del crudo hasta mínimos desde el mes de enero, así como la disposición manifestada por la Comisión Europea de establecer un impuesto sobre el sector petrolero.

En el resto del Viejo Continente, comportamiento variado. Así, el Ftse Mib de Milán terminó prácticamente en tablas, al igual que el Cac 40 francés. El Dax alemán se anotó un 0,35% y el PSI-20 de Lisboa cedió cerca de un 0,5%.

Los inversores están pendientes del mercado energético y el corte del suministro del gas ruso, con su potencial impacto en los precios y en el crecimiento económico. Para hacer frente a la situación, la Comisión Europea ha propuesto la limitación de los ingresos de las energías renovables y la nuclear, un impuesto solidario a las empresas petroleras y el recorte del consumo de electricidad.

En el mercado de materias primas, en la jornada de este miércoles, los precios han bajado: tanto el del gas (-3,5%), como el del barril de crudo Brent (-3,65%) y el West Texas (4,10%).

En el mercado de divisas, el euro se mantiene muy cerca de su mínimo de dos décadas y por debajo de la paridad con el billete verde. Un euro débil es inflacionista para las economías del Viejo Continente. Y éste es un elemento adicional de presión para que el Banco Central Europeo adopte una decisión agresiva el jueves en su reunión ordinaria de política monetaria.

Todas las incertidumbres han llevado a que el Ibex-35, desde el pasado 17 agosto, además de en la sesión de este miércoles, sólo haya logrado terminar en verde otro día, el 2 de septiembre.