EFE

El Ibex-35 sucumbe a las pérdidas tras el BCE

El selectivo doméstico cede un 1% y da un último cambio en los 8.122 enteros

Cristina Vallejo
CRISTINA VALLEJO Madrid

El Ibex-35 terminó sucumbiendo a los descensos, pese a las ganancias con que comenzó la jornada, el tropezón que sufrió a media mañana y el cierto optimismo con que esperaba las conclusiones de la primera reunión ordinaria de política monetaria del BCE en este 2021. Al cierre, el selectivo se dejaba un 1%, para dar un último cambio en los 8.122,10 enteros. Y en la misma línea terminaron el resto de los indicadores del Viejo Continente. Así, el Ftse Mib de Milán retrocedió cerca de un punto porcentual. Mientras tanto, el Cac 40 francés se dejó alrededor de un 0,65%. El Ftse 100 británico perdió un 0,4% y el Dax alemán, algo más de un 0,10%.

Quizás, el BCE y su presidenta, Christine Lagarde, decepcionaran. A juicio de Konstantin Veit, de Pimco, el Eurobanco «continúa en piloto automático y, a falta de un apocalipsis zombi, no esperamos ninguna decisión importante de política monetaria» por su parte «durante el primer semestre del año». Aunque la institución continuará vigilante sobre la evolución de las condiciones macroeconómicas en los próximos meses y responderá a cualquier endurecimiento importante de las condiciones de financiación, en línea con su esquema flexible de control de la curva de rendimiento.

En este sentido, posiblemente lo que sentó mal fue que la economía de la zona euro se habría vuelto a contraer en el último trimestre de 2020, de acuerdo con el BCE, como consecuencia las nuevas medidas de restricción para hacer frente al virus, que seguramente tengan también impacto en este primer trimestre de 2021. Ello podría implicar que la economía de la zona euro sufra una doble recesión. Pese a ello, Lagarde señaló que este escenario no excede las previsiones de la entidad, por lo que decidió mantener sin cambios sus medidas -ya las había ampliado en la última reunión de 2020-. Según la presidenta del Eurobanco, los riesgos para la economía siguen inclinándose a la baja, pero de manera «menos pronunciada». De acuerdo con Samy Chaar, economista jefe de Lombard Odier, no se espera ningún cambio significativo este año en sus políticas, siempre que el proceso de vacunación consiga mantener a raya a la pandemia y permita suavizar los cierres durante el segundo trimestre.

Además de caídas bursátiles, a la reunión del Banco Central Europeo siguió un incremento de los intereses de los bonos. El rendimiento del bono español a diez años volvió a superar el nivel del 0,12%. Mientras que el interés del título alemán a ese mismo plazo se colocó en el -0,49%. Con ello, la prima de riesgo se amplió ligeramente, hasta superar los 62 puntos básicos.

En el mercado de divisas, además, el euro se apreció: al término de la sesión europea, avanzaba un 0,2%, hasta el nivel de 1,214 dólares por euro.

Bankinter, el más rentable

En el selectivo doméstico, Bankinter encabezó las ganancias, con una revalorización del 4,31%, tras presentar sus resultados del conjunto del año 2020, en el que su beneficio ascendió a los 317,1 millones de euros, lo que supone un descenso del 42,4%. A continuación se situó Siemens Gamesa, que avanzó un 3,84%. Y en tercer lugar se colocó Cellnex, que sumó un 1,70%, tras anunciar que ha alcanzado un acuerdo con Deutsche Telekom para integrar las 3.150 torres de telecomunicaciones de T-Mobile Infra BV's en Países Bajos. Con ello, pasará a operar un total de 4.314 emplazamientos en Holanda.

En rojo, Colonial fue el peor, con un descenso del 5,13%. Le siguió ACS, que se dejó un 4,26%. En tercer lugar, otro valor del sector del ladrillo, Merlin Properties, que bajó casi un 4%. Uno de los grandes, Repsol, perdió un 3,12%.

Después, un par de valores del sector turístico, IAG y Amadeus, que perdieron un 2,80% y un 2,61%, respectivamente. Y Telefónica, que se dejó un 2,57%.

En el Mercado Continuo, OHL fue el peor, con un descenso del 14,67%. Ello, tras anunciar la ejecución de dos ampliaciones de capital con un descuento de casi el 50% respecto al valor de mercado, con el fin de refinanciar sus dos principales emisiones de deuda.

Wall Street flaquea tras la celebración

En el olvido quedaba lo sucedido en Wall Street, que marcaba máximos históricos en la jornada anterior coincidiendo con la ceremonia de inauguración de la legislatura del nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y de la vicepresidenta, Kamala Harris. Además, la de este miércoles fue la mejor jornada para la Bolsa de Nueva York en una sesión de toma de posesión presidencial de los últimos 36 años. A ello hay que sumar que la Administración Biden, como comenta Edoardo Fusco, de eToro, acumula una rentabilidad bursátil del 14,3% en el periodo que abarca entre las elecciones y la toma de posesión, por encima del 13,3% que siguió a la elección de Hoover. «En general, los inversores aprecian el nuevo marco: una nueva administración que se presume más inclusiva en términos de política interna, más colaborativa en las relaciones con los socios extranjeros y, finalmente, la puesta en marcha de un estímulo fiscal cercano a los dos billones, que gozará del pleno apoyo del Congreso», continúa Fusco.

De todas maneras, los indicadores de Wall Street también se vinieron un poco abajo tras las subidas de las jornadas previas. Así, este jueves, al cierre de la sesión europea, el S&P 500 se encontraba prácticamente plano, el Dow Jones bajaba un 0,10% y el Nasdaq se anotó cerca de un 0,4%.