El parqué de la Bolsa de Madrid / EFE

El Ibex-35 sube un 2% y supera los 8.100, máximos desde marzo

La autorización de Donald Trump para iniciar el traspaso de poderes a la nueva Administración de Biden da aires renovados a las Bolsas

Cristina Vallejo
CRISTINA VALLEJO Madrid

El Ibex-35 sumó un 2,03% en la sesión de este martes, para dar un último cambio en los 8.143,2 puntos. Que el presidente saliente Donald Trump haya dado su permiso para iniciar el traspaso de poderes a la nueva administración del presidente electo Joe Biden y que éste vaya a colocar a Janet Yellen, expresidenta de la Reserva Federal norteamericana, en la secretaría del Tesoro, han dado alas a los mercados. El potencial nombramiento de Yellen es importante porque promete una relación mejor con la Reserva Federal que la que mantiene ahora el encargado de ese puesto en la Administración Trump, Steven Mnuchin. Además, de todo ello, el mercado lee la proximidad de nuevos estímulos fiscales.

El selectivo doméstico, por encima de los 8.100 puntos, marca máximos desde principios del mes de marzo, desde antes de la declaración del primer estado de alarma para contener el virus, el día 14 de ese mes. Además, engorda su ascenso en el mes de noviembre por encima del 26%.

El indicador ha salido de manera fulgurante de los 7.900 puntos en que llevaba atrapado las últimas seis jornadas.

En el selectivo doméstico, Telefónica encabezó las ganancias, con una subida de casi un 9%, seguido de Meliá Hotels, que sumó un 7,90%. ArcelorMittal también ganó más de un 7%. Además, Repsol se apuntó más de un 6%. Y Santander y ACS, más de un 5%.

Entre los más rentables, también se colocaron el Sabadell y BBVA, las dos entidades que negocian su fusión y que ganaron más de un 4% en la jornada.

Los inversores, por tanto, primaron sectores que pueden beneficiarse de una recuperación rápida de la economía.

En números rojos, Cellnex fue el valor más bajista, con un recorte del 3,56%. A continuación se situaron dos valores de las energías renovables, Solaria y Siemens Gamesa, que bajaron un 2,52% y un 1,83%, respectivamente. PharmaMar, Endesa, Grifols y Viscofán fueron los otros valores que bajaron más de un punto porcentual. E Iberdrola, con su descenso de un 0,53%, completó la nómina de compañías en rojo. En total, pues, fueron ocho los únicos títulos que cerraron con pérdidas.

En el resto del Viejo Continente, también números verdes. El Ftse Mib de Milán prácticamente igualó la revalorización registrada por el selectivo español. El resto de indicadores se quedaron un poco atrás. Así, el Dax alemán y el Cac 40 francés se anotaron alrededor de un 1,20% y el Ftse 100 británico avanzó alrededor de un 1,5%.

Mientras tanto, al cierre de la sesión europea, los índices de Wall Street se movían al alza: el Dow Jones se anotaba un 1,65%, para marcar por primera vez los 30.000 puntos, mientras que el S&P 500 subía un 1,5% y el Nasdaq avanzaba cerca de un punto porcentual.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo de España se estrechó casi un 2%, hasta los 63,60 puntos básicos. Y ello, pese a que la rentabilidad del bono español a diez años subió levemente, desde el 0,07% al 0,08%. Pero es que el interés del bono alemán a ese mismo plazo pasó del -0,58% al -0,56%.

En el mercado de divisas, el euro se apreció un 0,25% frente al billete verde, con lo que el tipo de cambio al cierre de la sesión se situaba en 1,187 unidades.

En el mercado de materias primas, fuertes subidas para el petróleo. El barril de Brent, de referencia en Europa, subió un 3,80%, hasta los 47,8 dólares. El barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, avanzó un 4,3%, hasta rozar los 45 dólares.

A cambio, el oro, como activo refugio que es, cayó un 2%, hasta poner en peligro la cota de los 1.800 dólares. Y es que la tónica de la última sesión fue la entrada en activos cíclicos y la salida de dinero de los más seguros.